lawandtrends.com

LawAndTrends



Leyendo el libro La buena vida de Alex Rovira, hallé una preciosa anécdota sobre el violinista Itzahak Perlman, quien al comienzo de su actuación en un concierto ofrecido en Nueva York comprobó como una de las cuerdas de su violín se rompió. En lugar de repararlo, y para el asombro de los asistentes, Perlman continuó tocando como si estuviera en las mejores condiciones instrumentales y anímicas, con total entrega y compromiso con su auditorio. Al concluir, y dirigiéndose a un público entusiasmado, les dijo “¿Saben lo que ocurre? Hay momentos en los que la tarea del artista es saber cuánto pueden hacer con lo que le queda”.



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad