El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



La crisis sanitaria ha sido una prueba de fuego para la mayoría de familias. Para algunas, ha sido un elemento cohesionador, que ha servido para afianzar lazos y para redescubrir sentimientos a menudos solapados bajo el estrés. Pero también ha jugado a la contra. El confinamientoLa crisis sanitaria ha sido una prueba de fuego para la mayoría de familias. Para algunas, ha sido un elemento cohesionador, que ha servido para afianzar lazos y para redescubrir sentimientos a menudos solapados bajo el estrés. Pero también ha jugado a la contra. El confinamiento ha hecho aflorar tensiones entre las parejas y ha reafirmado planteamientos de ruptura que están acabando en los tribunales ha hecho aflorar tensiones entre las parejas y ha reafirmado planteamientos de ruptura que están acabando en los tribunales

En la actualidad, los despachos de abogados se están enfrentando a nuevos casos de divorcio y a la modificación de medidas acordadas anteriormente en resolución judicial. La pandemia ha traído consecuencias y todavía puede acarrear mayores conflictos de pareja si la situación económica empeora.

Demandas de divorcio a dos velocidades

La situación de pandemia se ha vivido de dos maneras distintas en los despachos de abogados y en los juzgados de familia. Durante los meses de confinamiento, con el cierre de la actividad y la paralización de los juzgados, el ritmo de las demandas bajó  a niveles insospechados. En algunas zonas de España, como por ejemplo en Campo de Gibraltar, los divorcios y separaciones bajaron hasta un 42% respecto al mismo periodo del año anterior.

Con la reanudación de la actividad tras el confinamiento, la tendencia ha cambiado. Las consultas a los abogados de familia en Madrid y en otras capitales se han multiplicado; muchos conflictos y planteamientos de separación, que habían quedado pendientes por el cierre, han vuelto a ponerse sobre la mesa. Y a ellos se han unido demandas nuevas, parejas que ya vivían momentos de tensión y que no han podido soportar el encierro, la convivencia forzada durante meses y la presión derivada de los ERTEs y del parón económico.

La situación que se está produciendo estos últimos meses es similar a la que se vive tras los periodos de vacaciones de Navidad y verano. Pasar juntos 24 horas, muchas veces rodeados de niños, es una situación que pone a prueba la estabilidad de las parejas. Las relaciones más sólidas superan el trance, pero las que ya atraviesan etapas conflictivas suelen acabar mal.

Parejas separadas obligadas a convivir

El confinamiento de la pasada primavera creó situaciones anómalas y especialmente estresantes. Parejas que ya estaban viviendo separadas o que pensaban iniciar los trámites de divorcio de forma inminente se vieron obligadas a convivir. El cierre fue tan repentino que cogió a muchas personas de paso en casa de sus exparejas, y eso hizo aumentar las situaciones de tensión.

Otra consecuencia del confinamiento han sido el aumento de las denuncias por violencia de género y de las llamadas al 061 por agresiones machistas.

Principales consultas: custodias y pensiones alimenticias

Con la reanudación de la actividad tras el confinamiento, volvió el trabajo a los juzgados y a los gabinetes de abogados. Las principales consultas tienen que ver con la custodias de los hijos y con las pensiones alimenticias. Los ERTEs, los cierres de empresas y la tardanza en el cobro de las prestaciones están afectando económicamente a muchas personas, que se han retrasado en el pago de pensiones y que han incumplido los acuerdos de divorcio.

La situación no tiene visos de mejorar, lo que hace prever un crecimiento constante de las visitas a las consultas de abogados.  




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad