Master de propiedad intelectula UTM

LawAndTrends



Un bebé fallecido al nacer computa para el complemento de maternidad de la pensión como un hijo más. Así lo ha fallado un juez de Barcelona que aplica la perspectiva de género y da la razón a una jubilada en su disputa con la Seguridad Social.

En 2016 entró en vigor el complemento en las pensiones de las mujeres que han sido madres, de forma biológica o por adopción, de dos o más hijos. “La maternidad repercute de forma negativa en la carrera profesional de muchas mujeres y, por ende, en su posterior acceso a la jubilación”, afirma Jaqui Gaspar, abogada del Colectivo Ronda, que ha llevado la defensa.

“Esta repercusión se inicia desde el momento de la gestación, sea cual sea el resultado final de este proceso. Que los juzgados empiecen a acoger esta visión de la maternidad, más comprensiva de su complejidad, es una gran noticia para las mujeres”, declara.

El recurso surge por la demanda de la mujer, a quien la Seguridad Social no le reconoció al tercero de sus hijos, muerto tras el parto. Tan solo se le otorgó un incremento del 5 % por tener dos hijos, aunque la mujer había solicitado un aumento del 10 % por tres hijos.

El INNS se basaba en el hecho de que el tercero de los hijos, nacido tras cesárea en 1984, falleció cuando no habían transcurrido 24 horas desde el parto, por lo que no tenía personalidad jurídica de acuerdo con el Código Civil vigente en ese momento.

La jubilada recurrió y ahora el Juzgado de lo Social nº 25 de Barcelona sostiene que “no hay ninguna justificación para incluir en el cómputo de hijos un nonato que haya vivido dos días y no hacerlo igual con uno que lo haya hecho 24 horas”.

Para Gaspar, el fallo es “valioso” desde el momento que incorpora “la visión de género a la hora de interpretar la norma”. La sentencia entiende que el objeto del complemento de maternidad es “compensar o, al menos, minimizar el perjuicio en la esfera laboral y su traslación en términos de periodo y cuantía de la cotización”. Además, hay que añadir las dificultades que padece la madre “por tener que recuperarse en el plano físico como psíquico de una tragedia así”.

La gestación, el parto, la recuperación posterior y la crianza son fenómenos que “siguen ligados a la feminidad”. En algunos casos, por imperativo biológico pero en otros, como la crianza y la educación, “por imposición social”. La abogada lamenta que se ha ignorado este impacto como “se han ignorado el resto de manifestaciones sociales y culturales de discriminación que siguen afectando a la mujer”.

“Sencillamente estamos hablando de otra forma de expresión de una desigualdad que todavía estamos lejos de haber erradicado”, concluye la letrada.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad