El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



  • La aseguradora no renovó y eso precipitó que Credit Suisse suspendiera los reembolsos y que la compañía declarar la suspensión de pagos
  • Los inversores institucionales podrían reclamar su dinero invertido argumentando la ausencia de transparencia, según Navas & Cusí

La británica Greensill Capital declaró este martes su insolvencia (equivalente a nuestro preconcurso de acreedores) en Australia, donde la responsabilidad de los administradores está limitada. La caída de la compañía de la que ex mandatario David Cameron es asesor, se produce después de que Credit Suisse decidiera suspender los reembolsos de fondos por valor de 10.000 millones de dólares.

Credit Suisse tomó esta decisión después de que la aseguradora de dichos fondos -Bond Holding AG, división australiana de Tokio Marine Holding- decidiera no renovar el seguro de dichos fondos el pasado 28 de febrero. Sin dicho seguro, Credit Suisse manifiesta la “incertidumbre sobre la valoración exacta” de los fondos.

La aseguradora tomó la decisión después de una oleada de impagos producidos el año pasado. Además, Moody’s ya advirtió en octubre de 2019 de los “riesgos ocultos” de dichos fondos. Sin embargo, Greensill comercializaba estos fondos como de “bajo riesgo” porque supuestamente se trataba de fondos para la financiación de proveedores.

“Vendía préstamos para la gestión ordinaria y la financiación de circulante, pero en realidad había riesgos relevantes que quedaban opacados porque la operación estaba asegurada; cuando quitaron la red, todo se vino abajo”, explica Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho financiero y mercantil.

El experto cree que los inversores institucionales  y particulares que se hayan visto atrapados pueden reclamar por falta de transparencia. “Si se colocaron préstamos de alto riesgo como fondos para financiación de proveedores hay una clara responsabilidad; y los administradores no pueden obviar dicha responsabilidad huyendo a Australia para tratar de buscar un burladero jurídico”, explica el socio-director de navascusi.com.

El regulador alemán ya ha tomado medidas para salvaguardar los intereses de los inversores alemanes y el español debería de hacer lo mismo, señala Navas. “La misma justicia británica debería de depurar las responsabilidades que se deriven de este caso”, concluye el experto.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad