Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jur韉icos

LawAndTrends



Hace aproximadamente medio siglo que en los Institutos Politécnicos del Ejército comenzaron a formarse jóvenes menores de edad con la intención de convertirse en militares.

Muchos de ellos lo consiguieron, otros quedaron en el camino, yo, sin ir más lejos pase 3 años de mi juventud en uno de ellos, 3 años en donde conocí el valor del compañerismo y la lealtad con la temprana edad de 15 años.

En estos 3 años me formaron para una especialidad técnica, electrónica de armamento y material, pero no hablemos de mí, sino de los miles que hermanos que aprendieron la especialidad de hostelería.

Agradecido por esos compañeros que me han facilitado estos datos reales obtenidos de las bases de datos del propio Ministerio de Defensa, les diré que hoy se encuentran en situación activa, y siendo temporales, 407 Militares ente Soldados, Cabos y Cabos 1º de la especialidad de Hostelería en el Ejercito de Tierra, entre los cuales incluiré a David, cocinero de la Unidad Militar de Emergencia que cocinó y repartió más de 1500 caldos en la famosa nevada de la AP-6; 301 Soldados y que en Octubre pasara a engrosar las listas del paro, 228 Cabos y 49 Cabos 1º en el Ejercito del Aire, y 737 Marineros, 259 Cabos y 144 Cabos 1º de la Armada Española como mis hermanos Alvaro y Josue.

La escalofriante cifra de 2125 profesionales de la rama de hostelería, formados durante años de intachable labor, con el gasto economico que eso supone dicho sea de paso, deshecha nuestro Ministerio de Defensa aludiendo que no pueden cocinar con 46 años mientras se subcontratan empresas privadas a las que no les impone límite de edad alguno.

Estos hermanos han dedicado más de dos décadas de sus vidas al servicio de España, han dedicado cumpleaños de familiares, nacimientos de sus hijos, y un largo etcétera de acontecimientos importantes a su formación, esa formación ahora desperdiciada por aquellos que dicen que con 45 años “no valemos” y que “sabíamos lo que firmábamos”.

 

Así que una vez más, y haciendo referencia a datos obtenidos del portal de transparencia del Ministerio de Defensa, este año se han gastado más de 18.500.000 de € en catering. Solo hablamos del año 2018, en esta cifra no vienen los contratos adjudicados anteriormente, si señores, 18.5 millones de € en catering en empresas privadas a las cuales no se les impone limite edad, por el cual se nos despide a nosotros.

Podríamos añadir lo que se contrata a nivel unidad, como por ejemplo este publicado en InfoJobs: Catering. Viernes 7. Cuartel Militar Fuencarral

https://www.infojobs.net/madrid/catering.-viernes-7.-cuartel-militar-fuencarral/of-idea19822814725beb7f00e0fcb57d3?navOrigen=android&navOrigen=caInscExt%7Candroid&navOrigen=caAltaInsc%7Candroid 

Ni que decir tiene la cantidad de datos que no se hacen públicos, ya que dentro de cada unidad los habilitados tienen la potestad de contratar libremente a quien le venga en gana sin dar cuentas a nadie, dentro del presupuesto claro.

Presupuesto, que el Ministerio con total impunidad es libre de aumentar cuando quiere, como así hemos observado en estos últimos días al verse este incrementado en 5000 millones de euros en armamento con carácter de urgencia, pero no la urgencia con la que Zaida Cantera decía de parar los despidos, si no urgencia real, ya que este incremento en el presupuesto se ha aprobado ya, cosa que no podemos decir de nuestros despidos.

Actualmente las cocinas militares en su gran mayoría están cerradas y la comida se nos trae en termos, aunque parezca raro es así, nuestros hermanos de guardia cenan patatas fritas sabe dios a qué hora y donde. Nuestras cantinas están cerradas porque empresas privadas se declaran en concurso de acreedores, y todo esto mientras nuestros cocineros son despedidos el día de su 45 cumpleaños, o peor todavía, están contando tuercas en almacenes porque no tiene donde ubicarlos en las unidades.

Si tienen donde ubicarlos, perdón, no los ubican en su puesto natural porque alguien en su momento, y bajo ningún criterio lógico, decidió sacarlos de ahí para introducir la figura de la empresa privada dentro de nuestros hogares, es decir, nuestros cuarteles, aun suponiendo esto un sobrecosto elevadísimo para las arcas del estado, llenadas con los impuestos de todos los españoles, claro.

 

 

 

Perdónenme, empleados de estas empresas, no tengo nada en contra de ustedes, son dignos trabajadores, pero entiendan que por necesidad y desesperación los tenga como ejemplo de la discriminación por edad que sufrimos aquellos que Juramos por España, con un beso a nuestra Enseña Nacional “Hasta la última gota de nuestra Sangre” y deseamos que se haga efectivo, junto al reconocimiento de empleados públicos con carácter de militar, que después de más de dos décadas de servicio creo que nos hemos ganado.

Sin extenderme mucho más y ya para terminar, vuelvo a preguntar a la Cúpula Militar y a nuestro Gobierno.

¿Qué diferencia hay entre un cocinero de una empresa privada y un hostelero militar para que uno “no sirva con 45 años” y otro si?

¿Estas empresas privadas contratan a superheroes que con más de 45 años pueden desempeñar trabajos que no pueden continuar haciendo nuestros Soldados al llegar a esa edad después de llevar más de 20 años haciéndolo?

Sin espera de respuestas, atentamente.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los t茅rminos legales y la pol铆tica de privacidad