Master de propiedad intelectula UTM

LawAndTrends



Cuando un ser querido fallece comienza, sin duda, uno de los momentos más estresantes para la familia. A la tristeza y a la gestión de la pérdida se suman los papeleos. Desde el traslado del féretro a un velatorio, pasando por el entierro y, posteriormente, por las gestiones para dejar, en regla, todo lo que ha dejado en legado el difunto

Son muchos los que no saben ni por dónde deberían empezar y, en ese caso, lo recomendable es dejarse guiar por expertos en la materia para que no se olvide nada.

“Cada día, y por desgracia con el año y medio que llevamos, cada vez más, son los familiares que tienen que compaginar sus duelos con los plazos y presentaciones de documentación y les supera. Esto hace que acaben llegando multas por retrasos que se suman a la angustia del momento. Como profesionales especializados, estamos aquí para intentar paliar toda esa parte administrativa que les complica la vida para que puedan solo dedicarse a gestionar la pérdida de una forma más personal y menos administrativa” explican desde P&L Advocats.

Según los últimos datos, hasta un 40% de las personas que fallecen en España no ha ido a un notario a dictar y registrar sus últimas voluntades y testamento. De hecho, toda la situación sanitaria ha hecho que muchos de los fallecidos ni siquiera se hubieran planteado este paso.

¿Qué supone esto? Que es necesario incoar a un notario a la declaración de herederos. Es el comienzo de un tedioso proceso de papeleos a presentar que, además, tiene plazo ya que, en seis meses, prorrogables bajo petición, es necesario liquidar el impuesto de sucesiones si no se quiere incurrir en multas posteriores.

¿Qué van a necesitar los abogados para poder desentenderse de todo este papeleo?

En realidad, si se acude a expertos, todo se agiliza. Aunque se ha de decir que los procesos son más largos de lo que gustaría.

Lo primero que necesitarán es disponer del certificado de defunción y del libro de familia. De esta forma podrán comenzar a definir quiénes serán los legítimos herederos e incoar a un testamento abintestato.

Con todos los datos, también podrán ir haciendo un listado de la masa hereditaria, es decir, los bienes – muebles e inmuebles en algunos casos – que eran propiedad del finado.

“Estamos acostumbrados a acompañar en el duelo facilitando todo esto. Sin duda, es necesario ayudar al máximo en los peores momentos de la familia” concluyen.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad