El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



Te explicamos exactamente a qué nos referimos cuando hablamos de una empresa familiar y sus características

Una empresa familiar es aquella cuyo patrimonio, gestión y dirección se encuentra en manos de los miembros de una o varias familias. La finalidad estratégica que tienen este tipo de compañías es la continuidad del negocio, pasando así de generación en generación.

¿Qué caracteriza a este tipo de empresas? ¿Con qué ventajas e inconvenientes cuentan? ¿Tienen algún beneficio fiscal? ¡Lo desgranamos a continuación!

 

¿Qué caracteriza un negocio familiar?

Una de las principales características de una empresa familiar es que la mayoría de las acciones o gran parte del capital social que conforman este tipo de sociedades es de propiedad de una familia. Esta es la que dispone del control de la actividad, ya que posee el voto mayoritario. Además, un representante de la misma familia es el que participa en la gestión y en el gobierno de la empresa y, por lo tanto, es quien ostenta la dirección de cómo se desarrollará la actividad empresarial.

Caso particular: Las compañías familiares cotizadas

También se consideran empresas familiares aquellas en las que, aunque una familia no disponga de la mayoría de los votos, sí tiene una participación accionarial y una influencia decisiva en el día a día de la actividad empresarial. Esto sucede, por ejemplo, en aquellas empresas cuya titularidad se encuentra dividida en acciones y su principal accionista tiene menos del 50 % del derecho de voto. Lo que ocurre es que en estos casos, su fundador o sus familiares o descendientes disponen del 25 % de la capacidad de voto por su capital social.

Ventajas y desventajas de la empresa familiar

Las fortalezas más significativas que suelen transmitir este tipo de negocios son la cercanía y la accesibilidad hacia sus clientes. Difundir su cultura y el valor familiar es sin duda el legado que pretenden mantener con los descendientes que seguirán con la actividad empresarial. Esto también se proyecta en el mercado en el que compiten, y por ello, implantan acciones para que los propios trabajadoresque conforman su plantilla sean conocedores y transmitan hacia los clientes también ese espíritu de continuidad o de proyecto de vida de varias generaciones.

No obstante, en contrapartida, cierto es que este tipo de compañías en muchas ocasiones sufren fuertes dificultades para lograr financiación, lo que les implica importantes dificultades en el crecimiento o incluso que sus sucesores puedan o quieran seguir explotando la actividad, conduciéndoles en ocasiones a una forzada desaparición de este tipo de negocios, a pesar de ser estos el verdadero motor de la economía de muchos países, no solo de España.

Beneficios fiscales de las empresas familiares

Las empresas familiares gozan de beneficios fiscales tanto en el Impuesto sobre el Patrimonio como en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Por un lado, las participaciones en una empresa familiar están exentas y no tributan por el Impuesto sobre el Patrimonio, siempre y cuando reúnan una serie de requisitos que regula la propia normativa de aplicación estatal y autonómica.

Por el otro, cuando se transmiten participaciones por la herencia(lo que se conoce como “adquisiciones mortis causa”) o por una donación (denominadas como “adquisiciones inter vivos”) las empresas familiares cuentan con una reducción del 95% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Hay Comunidades Autónomas, como por ejemplo Madrid, Castilla-León o Andalucía, que se benefician de una reducción de hasta un 99%.

 

lawandtrends.com

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad