El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



Esta cuestión es, posiblemente, una de esas leyendas urbano-legales que más se pueda escuchar en relación a la gestión de herencias. Para todos aquellos que se están planteando si es o no posible renunciar a herencia en vida, es decir, rechazar la herencia de una persona que no ha fallecido, por ejemplo, porque se conozcan las deudas que casi con seguridad dejará esa futura herencia o, entre otros motivos, porque la relación con la persona de la que se va a heredar es mala. 

Pues bien, la respuesta a la pregunta ¿Se puede renunciar a una herencia de alguien que no ha fallecido? es no. Así de tajante se recoge en el Código Civil español en su artículo 991. Dicho artículo, señala lo siguiente: “Nadie podrá aceptar ni repudiar sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia”

Una vez conocido lo que dice la normativa aplicable, queda claro que pese a que el futuro heredero conozca que la herencia que recibirá de una determinada persona incluye más deudas que bienes, no podrá renunciar a dicha herencia hasta que el causante fallezca. 

Ni siquiera tendrá valor legal si se deja por escrito la futura renuncia a la herencia o se dice públicamente que se renuncia a los bienes, es decir, una vez fallezca la persona de la que en vida se quería renunciar a la parte de la herencia correspondiente tendrá que hacer todos los trámites necesarios para rechazar la herencia una vez se se tenga conocimiento del derecho real a heredar. 

Siguiendo con el Código Civil, al respecto de renunciar a una herencia en vida, el artículo 989 recoge que “los efectos de la aceptación y de la repudiación se retrotraen siempre al momento de la muerte de la persona a quien se hereda”, por lo que pese a que públicamente una persona pueda señalar que renuncia a la herencia de una persona que no ha fallecido, será cuando esta persona falte cuando, legalmente, deba rechazar su derecho sucesorio. Esa declaración pública o escrita no deja de ser eso, una declaración de intenciones, pero sin ningún valor legal, puesto que ni siquiera obliga ni puede exigirse al momento de la muerte del causante.

A futuro: aspectos a tener en cuenta

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la renuncia de la herencia tiene un plazo muy corto para llevarse a cabo y que es irrevocable y total, es decir, no puede uno arrepentirse y aceptar después, o renunciar a una parte de la herencia y a otra no. Por otra parte, también tiene distintas consecuencias si existiendo testamento, el fallecido previó que en tal caso los derechos sucesorios pasaran por sustitución a otras personas o no, y también son diferentes lo efectos fiscales si se renuncia pura y simplemente o por el contrario, a favor de otros herederos. 

lawandtrends.com




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad