Master de propiedad intelectula UTM

LawAndTrends



Amonestación laboral o sanción laboral, con ambos términos se hace referencia a las sanciones disciplinarias que, por motivos muy diferentes, las empresas pueden imponer a sus empleados. Y aquí una de las cuestiones más importantes para el trabajador es saber qué hacer ante una amonestación. Hablamos en este post de impugnar sanción laboral. 

Antes de continuar avanzando, se debe conocer que las empresas sancionarán a sus trabajadores cuando estos incumplan con sus obligaciones laborales, existiendo grados de sanciones, de leves a muy graves, y dando origen desde una amonestación verbal o por carta al empleado hasta su despido, dependiendo de la gravedad del hecho. Circunstancias que vendrán recogidas en el Convenio de aplicación en dicha compañía. 

¿Por qué impugnar una amonestación de la empresa?

Ya sea una sanción leve o muy grave, si el trabajador no está conforme con dicha amonestación, debe impugnar la sanción. El principal motivo para llevar a cabo esta acción es porque, de no hacerlo, en un futuro la empresa puede acogerse a que al trabajador se le han impuesto varias sanciones en un periodo de tiempo para justificar el despido final, por eso es importante que el trabajador sepa que ante esas sanciones es bueno que, si no son correctas, proporcionales o no son verdad directamente los hechos que se les imputan, sepan que deben impugnarlas. 

Por explicarlo de una manera muy sencilla y clara, es importante impugnar una sanción laboral porque si el trabajador es sancionado de forma reiterada y estas sanciones devienen firmes, la empresa puede llevar a cabo en algunos casos el despido disciplinario del trabajador. 

Impugnar sanción laboral: ¿cómo se hace? 

Conocido todo lo anterior, la siguiente cuestión es ¿cómo impugnar la sanción laboral? Pues bien, el procedimiento es similar al de la impugnación de un despido. 

El trabajador debe firmar la carta de amonestación como no conforme y, posteriormente, presentar la papeleta de conciliación en el SMAC. Como pasa con un despido, pese a que no es obligatorio acudir con un abogado laboralista, sí es totalmente recomendable asesorarse legalmente y que acompañe al trabajador sancionado en este proceso. 

Si en el SMAC no se llega a un acuerdo con la empresa, el trabajador deberá acudir a la vía judicial para presentar la demanda e impugnar su sanción, ya sea considerada en el Convenio Colectivo de aplicación como leve o muy grave. Y aquí es donde, nuevamente, reiteramos en reclamador.es la importancia de iniciar todo el proceso acompañado de un abogado laboralista, que sea este quien redacte la papeleta de conciliación presentada primeramente en el SMAC, pues la posterior demanda no puede variar el contenido descrito en dicha papeleta, por lo que si falta información en ese documento luego no podrá ser incluido en la demanda que se presente en los juzgados.

lawandtrends.com




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad