El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



No soy ninguna experta en selección de personal, tan solo acudí a alguna charla al respecto cuando era joven (más aún) en la universidad. Es cierto que el panorama laboral es bastante triste (aunque no me parezca una excusa para no buscar trabajo y buscarlo bien); pero hay cosas que podemos hacer para mejorar nuestras perspectivas laborales y profesionales.  En este artículo me voy a limitar a hablar sobre el típico email que se manda al bufete de abogados con el currículum adjunto y ofreceros mi humilde opinión al respecto.

Cómo no mandar un email a un bufete de abogados con el objetivo de conseguir una entrevista

Cuando el abogado recibe un email de estas características (texto estandarizado más currículum adjunto) nota si le has mandado el mismo a 20.000 bufetes más de la provincia. Si no personalizas el cuerpo de tu mensaje da la sensación de que te da igual trabajar en un bufete que en otro y no queremos a gente que no nos hace sentir especiales, que tenemos el ego bastante inflado. Es más, si no te has molestado en conocer previamente nada de nuestro despacho, ¿por qué nos vamos a molestar en conocerte a ti en una entrevista? No cuesta tanto recopilar información y conocer un poco a la empresa, ¡está todo en Google! (página web, redes sociales...).  Esta sensación se amplifica cuanto más pequeño es el despacho. Imagina si se trata de un despacho unipersonal y le mandas el email encabezado con un "Estimados Sres.". Personaliza, personaliza y personaliza el mensaje.

Tema horarios y sueldos 

Creo que es algo que no hay que preguntar ni siquiera en la primera entrevista. Si nada más llegar ya estás preguntando cuál va a ser tu horario y tu sueldo, lo que voy a pensar es que quieres trabajar poco y lo único que te interesa es tener un sueldo. Pero tampoco indiques en el email que quieres hacer unas prácticas/ trabajar "aunque sea gratis". Si te acabas de licenciar ten claro que te van a pagar con cacahuetes* un -indeterminado- período de tiempo, a no ser que te valores y aportes valor.

Si ya entras en el primer contacto diciendo que estás dispuesto a trabajar gratis, qué clase de "gente" te va a contratar (si es que te contrata, claro). 

Si tú estás dispuesto a trabajar gratis, lo respeto; pero si lo indicas en el email puede que estés lanzando el mensaje "haced conmigo lo que queráis" y te tengan haciendo fotocopias de 9 a 14 h.

Con respecto al horario/ tiempo de prácticas, creo que es mejor no limitar desde un primer momento tu estancia en el bufete y pedir unas prácticas de tres meses, ya que puede dar cierta "pereza" al jefe enseñar a alguien durante ese breve período de tiempo para que luego se marche. Los primeros meses del abogado son bastante infructuosos (no vas a hacer ganar dinero a la empresa), si te marchas cuando te empiezas a soltar... no merece la pena el esfuerzo que tiene que realizar el despacho (a no ser que te tenga haciendo fotocopias y cogiendo el teléfono... y no queremos eso, ¿verdad?). 

Estos son los principales y comunes errores que percibo en los emails que me llegan. Realmente bastaría con ponerse en el lugar del director de un bufete y conocer quiénes son y cómo trabajan, antes de ponerse a escribir.

 

* Compañero, paga con cacahuetes y tendrás trabajando a monos; pero eso da para otro post...

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad