lawandtrends.com

LawAndTrends



Nos ponemos en situación. Pasas el control de seguridad del aeropuerto, haces la cola para embarcar en el avión, llegas a tu asiento, dejas tu maleta de mano y una vez han embarcado todos los pasajeros, los tripulantes de cabina comienzan a explicar las medidas de seguridad del avión junto con una grabación. Esa misma grabación indica, minutos antes de despegar, que todos los sistemas electrónicos deben permanecer «en modo vuelo» o «modo avión» o bien apagarse. ¿Pero por qué poner el teléfono en modo avión durante un vuelo? 

Si quieres conocer esta curiosidad sobre los viajes en avión, continúa leyendo. 

¿Por qué poner el teléfono en modo avión? 

No es porque se pueda producir una combustión espontánea o porque las ondas electromagnéticas puedan ser gravemente perjudiciales para los sistemas operativos de la aeronave. Entonces, ¿por qué poner el teléfono en modo avión (y el resto de dispositivos electrónicos)? Una de las principales razones por los que las aerolíneas piden poner el modo avión antes de despegar y durante todo el vuelo es porque producen interferencias en los sistemas de telecomunicaciones, generando ruidos intensos que, además de ser muy molestos para los pilotos, puede impedirles recibir mensajes de alerta. 

El mayor problema de volar sin el modo avión en los dispositivos electrónicos se dan en el despegue y aterrizaje. Si se producen esas interferencias en los sistemas de telecomunicaciones, los pilotos tienen realmente complicado escuchar las indicaciones de la torre de control del aeropuerto. 

Por eso, siempre debes seguir las indicaciones de seguridad de la aerolínea.

Y cuando ya tengas conexión a Internet, recuerda reclamar tus derechos ante incidencias en el vuelo

Si el vuelo llega con más de 3 horas de retraso, y no se trata de una circunstancia de fuerza mayor para la aerolínea, tienes derecho a solicitar una compensación económica. También si has sufrido una denegación de embarque por overbooking o si as sufrido problemas con el equipaje. Incluso, si el vuelo no llegara a despegar porque la aerolínea lo cancela, tienes unos derechos que debes proteger. 

Nuestro consejo es que inicies tu reclamación lo antes posible, pero no te preocupes, porque el plazo es de 5 años para reclamar si se rige por el Reglamento Europeo 261 o de 2 años si la reclamación se rige por el Convenio de Montreal. 

¿Te ha gustado este artículo?

SUSCRÍBETE A NUESTRA NUEVA NEWSLETTER

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

 



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad