El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



Laurence Bory es, desde el 31 de octubre, la primera mujer al frente de la Unión Internacional de Abogados (UIA), sucediendo en el cargo al francés Jean-Jacques Uettwiller. Entre las prioridades de su mandato sitúa la defensa y protección de los abogados perseguidos por ejercer su oficio y la mejora de la asistencia jurídica a los refugiados. Además, recuerda la importancia de la formación en la profesión de abogados y lamenta que muchos abogados desconozcan la labor que realiza la UIA en este terreno.

1. ¿Cuáles son sus prioridades para su mandato al frente de la Unión Internacional de Abogados (UIA)?

Continuaré con el camino de mis predecesores en cuanto a la protección de los abogados que son perseguidos por ejercer su profesión, fortaleciendo la presencia y el papel de los abogados en la sociedad civil, reafirmando los principios de un juicio justo y el derecho de todos a acceder a la justicia. Así como la reiteración, en voz alta y clara de la absoluta necesidad de respetar el Estado de Derecho.

En particular, deseo trabajar sobre la cuestión de los derechos de los refugiados garantizando la amplia difusión de la Carta adoptada en octubre de este año por la UIA y tratando de mejorar la prestación de asistencia jurídica inmediata a los refugiados, que implica la formación de abogados y la búsqueda de traductores.

Además, en junio de 2017 celebraremos el 90 aniversario de la UIA en las Naciones Unidas en Ginebra.

  1. ¿Cree que los abogados tienen un buen conocimiento del trabajo de la UIA?

Nuestras actividades en materia de protección de la profesión son bien conocidas, sobre todo en los muchos países en los que la UIA ha tenido que intervenir a petición de los abogados o de sus asociaciones profesionales, para prestar apoyo ante la presión del Ejecutivo.

En términos de formación, la UIA organiza seminarios y cursos de formación en todo el mundo. En Europa, donde la oferta en cursos de formación y seminarios es muy grande, los abogados suelen desconocer la formación ofrecida por la UIA. Y esto es una lástima, porque la formación nacional que reciben en sus países a menudo no se ocupa de los aspectos internacionales, algo que sí cubre UIA.

LaurenceBoryEn otros lugares, como en África, la oferta local en cursos de formación disponibles es limitada, especialmente en el ámbito internacional. Por lo tanto, las asociaciones de abogados hacen publicidad de los cursos de formación organizados por la UIA. Esto se puede ver en el número muy alto de participantes apuntados en cada evento.

Hay un área en la que la actividad de la UIA es poco conocida por los abogados, con excepción de sus propios miembros: el papel que la UIA tiene en proyectos legislativos nacionales o internacionales que afectan el Estado de Derecho o la profesión. La UIA goza de un estatuto de observador ante las Naciones Unidas y varias otras organizaciones intergubernamentales. A menudo es solicitada por diferentes organizaciones para dar su opinión.

En este caso, es deseable que la información sobre las actividades emprendidas por la UIA sea aún más difundida, lo que debe hacerse, en particular, a través de sus miembros colectivos y, por supuesto, de su sitio web (que está siendo completamente rediseñado).

  1. Uno de los objetivos de la UIA es facilitar la formación de abogados y otras profesiones jurídicas. ¿Cuál es la importancia de la formación en la carrera de un abogado?

Una formación excelente es imprescindible, porque los abogados no son proveedores de servicios como otros, son auxiliares del sistema de justicia. Así, los litigantes deben sentirse seguros de que están bien asesorados y bien asistidos en sus procedimientos.

Además, no sólo es necesario que los abogados tengan una buena formación inicial. Puesto que las leyes evolucionan rápidamente, es esencial que reciban una formación continua.

  1. ¿Cómo valora el último congreso de la UIA?

El último congreso, celebrado a finales de octubre en Budapest, fue un gran éxito, contó con casi 1.100 participantes de más de 70 países. El trabajo científico en el congreso fue de muy alto nivel y de actualidad, tanto por los principales temas abordados –como los retos y oportunidades de cumplimiento para la profesión jurídica, así como sobre la confidencialidad y protección de los datos en el mundo digital- así como por la celebración de sesiones especiales y foros, o el trabajo realizado por nuestras numerosas comisiones especializadas. Además, las actividades sociales fueron excelentes y hasta el sol desempeñó su papel.

La UIA es una gran familia que incorpora a los nuevos participantes muy fácilmente y cuyos veteranos se reúnen felizmente cada año, en un ambiente cálido y acogedor. El Congreso de Budapest no fracasó en esta tradición y estoy segura de que lo mismo ocurrirá en el próximo congreso en Toronto, del 27 al 31 de octubre de 2017.

  1. Vivimos en un mundo globalizado. ¿Cuáles son los principales retos que deben afrontar los abogados en los próximos años?

Uno de los desafíos que los abogados tendrán que afrontar en los próximos años es el aumento de aspectos internacionales en los casos. Pero sin duda, uno de los desafíos más complicados que se van a abordar es el de la adaptación a la revolución digital revolución.

 Debemos plantearnos seriamente la pregunta de cómo se brindará el asesoramiento jurídico en 20 años, ya que hoy en día, muchos servicios se prestan online y cobrando tasas insignificantes. Es imprescindible que la profesión trabaje en este fenómeno y responda a él, uniéndose, para garantizar a los litigantes la continuación de un asesoramiento personalizado.

  1. A pesar de la globalización, la UIA debe compaginar retos y proyectos muy diferentes provenientes de miembros de 120 países en todo el mundo. ¿Cómo conjugan estos diferentes desafíos?

La UIA tiene que satisfacer simultáneamente las muy diversas expectativas de los abogados que ejercen en diferentes partes del mundo, aunque todos coinciden en los principios esenciales aplicables a la profesión. Los abogados deben poder ejercer su profesión de forma independiente y sin ser amenazados, no en su propio interés, sino en el interés de los litigantes. Una revisión de la situación actual en diferentes países ha demostrado que esta necesaria independencia sólo existe en países con una separación estricta de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

  1. En distintos lugares del mundo, los abogados son perseguidos o amenazados por realizar su trabajo. ¿Cómo se implica la UIA en la defensa de estos abogados?

La UIA es muy activa en la defensa de los abogados. En 2015, con el fin de reforzar su eficacia, se creó en la UIA el Instituto de Estado de Derecho de la UIA, que reúne actividades relacionadas con la defensa de los abogados, el Estado de Derecho y la independencia de la profesión.

La UIA interviene muy a menudo con los gobiernos cuando es necesario y envía misiones de observación cuando los colegas se enfrentan a los juicios. También está en contacto regular con otras organizaciones activas en el ámbito de los derechos humanos y la defensa de los mismos, como la Comisión de Detención Arbitraria de las Naciones Unidas.

La forma en que la situación está cambiando en el mundo es muy preocupante. El número de abogados amenazados, encarcelados o asesinados por el único motivo de que estaban intentando ejercer su profesión de forma independiente, como es su deber, está creciendo constantemente. Además, las violaciones de la confidencialidad profesional están aumentando.

  1. ¿Qué se puede hacer desde organizaciones como la UIA para garantizar que los justiciables acceden a la justicia?

Desafortunadamente, todo el mundo puede enfrentarse al problema de acceso a la justicia, ya sea por razones de distancia, conocimiento, financiación u otros, y en algunos países afecta más a las mujeres y los niños. Este es un problema que no afecta solo a los países en desarrollo. Por ejemplo, hoy en día en los Estados Unidos casi el 80% de la población no tiene los medios económicos para acceder al sistema de justicia, excepto en asuntos penales para los cuales se garantiza asistencia legal.

Lo que la UIA puede hacer, y hace, es recordar a los gobiernos que tienen que establecer los medios necesarios para garantizar ese acceso, ya que no existe un Estado de Derecho sin acceso a la justicia para todos.

  1. Sin duda los derechos de los refugiados es uno de los temas a los que deberá hacer frente en este mandato. ¿Cómo tiene previsto abordar este asunto?

La cuestión de los derechos de los refugiados es muy preocupante. Actualmente, la mayoría de los refugiados no tienen asistencia legal, ni siquiera información sobre sus derechos.

La UIA difundirá lo más ampliamente posible la Carta aprobada en su congreso anual en Budapest en octubre, en particular a los Estados. También trabajará en la formación de abogados en este campo. También está en contacto con varias otras organizaciones profesionales, nacionales e internacionales, para tratar de coordinar la asistencia jurídica a los refugiados. Además, con ocasión de las celebraciones del 90 aniversario en Ginebra, la UIA organizará en las Naciones Unidas una importante reunión para abordar el tema con los responsables de los refugiados.

Realmente, este es un asunto urgente. No se puede permanecer inactivo cuando se sabe que, por ejemplo, 60.000 niños nacen cada año en campos de refugiados en el Líbano sin siquiera ser registrados, estando por lo tanto privados de cualquier existencia legal.

  1. ¿Cuál debe ser el papel de los abogados y de la abogacía en la defensa del Estado de Derecho?

El Estado de Derecho es un concepto según el cual los Estados tienen que organizarse de acuerdo con la jerarquía de normas, la separación de poderes y los derechos fundamentales de las personas universalmente adoptados, con los que los principios de legalidad, seguridad jurídica e independencia y la justicia imparcial están estrechamente asociados.

El papel de los abogados y sus organizaciones profesionales es hacer todo lo posible para hacer cumplir estos diferentes factores. Desafortunadamente, en un gran número de países, los abogados que luchan por este propósito son amenazados, encarcelados o asesinados. Por lo tanto, es el deber de aquellos que tienen la suerte de trabajar en un país donde se respeta el Estado de Derecho proporcionar su apoyo a quienes sus vidas para defenderlo.

Ver noticia en Abogacía




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad