El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



  • Promocionar el talento femenino sigue siendo una verdadera tarea pendiente en el sector legal.
  • Han aumentado los casos de padres que cambian de trabajo en busca de mejores condiciones para poder conciliar.

El emprendimiento femenino es una de las claves para romper con el techo de cristal que todavía existe dentro del sector legal. “Crear mi propio negocio ha sido un revulsivo en mi trayectoria profesional porque promocionar el talento femenino sigue siendo una verdadera tarea pendiente en el sector legal”, cuenta Delia Rodríguez, abogada de Derecho de Familia, que participará el próximo 5 de marzo en el acto conmemorativo del Día Internacional de la Mujer organizado por el Consejo General de la Abogacía.

“Todavía continúan existiendo comportamientos machistas que suponen un escollo para muchas mujeres”, denuncia.  Aunque son muchas las áreas de la abogacía, como el derecho mercantil o el derecho fiscal, donde resulta más difícil encontrar mujeres socias o liderando departamentos, esta mentalidad obsoleta de algunas empresas no resulta realista, “pues obvian que los roles en la familia han cambiado, y continúan evolucionando, y que cada vez más hombres quieren también vivir y disfrutar la paternidad sin tener por ello que renunciar a su proyección profesional”.

No obstante, en cuanto a nuestra actividad en los juzgados, si es cierto que “compañeras a punto de dar a luz, o en periodo de baja por maternidad, han tenido dificultades para solicitar y conseguir la suspensión de un juicio, situación que resulta del todo intolerable en pleno siglo XXI”.

Pero hay que destacar que la crisis sanitaria por el Covid-19 ha precipitado en este sentido un cambio forzoso de mentalidad en las empresas, las cuales han adoptado por necesidad nuevas medidas que favorecen el teletrabajo y, por ende, la conciliación familiar. De hecho, estos cambios que puede que hayan venido para quedarse, “han servido para que muchos padres aprovechen la oportunidad para modificar las medidas paternofiliales y solicitar judicialmente la custodia compartida de sus hijos o casos de padres que cambian de trabajo precisamente en busca de mejores condiciones para conciliar”.

Por tanto, “romper el techo de cristal no puede ser únicamente una lucha femenina, sino conjunta, y debe ir más allá de las reformas legales”. La educación, a su parecer, siempre es el motor social de cambio por excelencia:  “Ayuda a trabajar los miedos que tantas veces nos paralizan y separan de nuestros sueños”.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad