ILP Abogados Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



La espalda y, más concretamente, la columna vertebral es uno de los pilares del cuerpo para llevar una vida saludable. Una de las funciones de la columna vertebral es proteger el sistema nervioso de nuestro organismo. Es por esto que la cirugía de columna vertebral causa mucho temor entre los pacientes y siempre es recomendable utilizar esta vía como último recurso.

Tras tratamientos menos invasivos, como la rehabilitación, y dependiendo del tipo de dolencia, son diversas las situaciones que llevan a los médicos a proponer una cirugía de columna vertebral para intentar poner fin al dolor. Como toda intervención, tiene unos riesgos que los pacientes deben conocer

A continuación explicamos en qué consisten estos problemas y cuándo se puede reclamar por negligencia médica. 

Problemas frecuentes de la cirugía de columna vertebral

Sea cual sea la dolencia de espalda que acaba en una operación, existen una serie de problemas que encontramos con frecuencia en los pacientes que se han sometido a una intervención de columna, entre ellos el síndrome de cirugía fallida de columna. En estos casos, no solamente no se cura la patología inicial sino que el dolor de espalda puede llegar a aumentar y en los casos más graves llegar a incapacitar al paciente al reducir considerablemente la movilidad.

Un ejemplo, es el fracaso del tratamiento con resultado de alta limitación de movilidad, por el mal planteamiento de una cirugía de escoliosis, realizando la artrodesis (operación) en una situación inadecuada y no teniendo en cuenta que el paciente sufre de osteoporosis.

La atrofia muscular es otro de los problemas frecuentes que se derivan de una cirugía de columna vertebral. Se trata de pérdida de potencia del músculo, derivada, en muchos casos, de los periodos de reposo que pueden ser aconsejados por los médicos tras una intervención de este tipo.

Hay que recordar que la obligación de los médicos no es de resultados sino de medios. Esto significa que no se puede reclamar por el solo hecho de que la intervención no haya tenido el resultado esperado, sino solamente cuando alguna de estas complicaciones descritas se deban a un error del médico que realiza la intervención.

Guía para hacer una reclamación por negligencia médica

¿Cuándo se puede reclamar una negligencia médica por cirugía de espalda?

Según Sanitas, entre el 10% y el 50% de los pacientes que se someten a una cirugía de espalda sufren el ya citado síndrome de cirugía fallida. ¿Cómo se determina que los problemas de una operación son consecuencia de una negligencia médica? Para ello, es necesario que un perito médico valore al paciente y estudie el historial clínico.

Para que se pueda reclamar, es indispensable que exista un daño ocasionado por una actuación negligente de un equipo médico. Es decir, si los problemas de espalda persisten tras la intervención porque el paciente no ha seguido las recomendaciones de su médico, no se podrá realizar ninguna reclamación de indemnización, puesto que los médicos han obrado con diligencia.

En el caso de la cirugía de columna vertebral, nos encontramos ante una obligación de medios. Estos quedan cumplidos siempre que se realice la actividad con diligencia. En el caso que nos ocupa, el paciente que sufra problemas de espalda derivados de la intervención quirúrgica podrá reclamar una indemnización si se puede acreditar que una deficiente intervención médica es la causante del agravamiento del dolor. Para ello es fundamental contar con el informe de un perito médico.

Causa y nexo causal en negligencias médicas

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad