El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



Impugnar un testamento es un proceso legal algo complicado que requiere de muchas gestiones legales que son importantes para ejecutarlas. Sin embargo, no en todas las ocasiones se puede hacer este trámite legal ya que depende estrictamente de ciertos elementos.

Este proceso se refiere a las reclamaciones ante un testamento en caso de no estar de acuerdo con las cláusulas. Por lo tanto, a través de estas gestiones, como allegado de quien emitió la herencia, se pueden manifestar las incomodidades.

Conoce más sobre cómo impugnar un testamento y las características que influyen en dicho proceso de gestión legal y judicial.

Sí es posible impugnar un testamento, dependiendo de quien quiera hacer la impugnación y otras características y situaciones muy importantes. Un testamento es un documento jurídico donde se establecen las reparticiones de bienes y propiedades de alguien que ha fallecido.

Los beneficiados de esta estipulación legal en su mayoría son familiares, como hijos, cónyuge y otros miembros cercanos del fallecido. También hay ocasiones donde los amigos cercanos reciben herencia por la relación que tuvieron con la persona que lo redactó.

Igualmente hay ocasiones donde la persona anexa a su testamento las últimas voluntades que no se refieren a sus bienes. A pesar de que en ellas no hay repartición de bienes, igual se toman en cuenta para el documento final.

Así que podemos explicar cómo es el proceso de impugnación y en qué situaciones aplica.

¿Cómo impugnar un testamento?

La acción de impugnación de testamento debe comenzar con una demanda presentada ante un juzgado de Primera Instancia ubicado en la zona del fallecimiento. Esto quiere decir que es obligatoria la presencia de un Abogado y un Procurador, profesionales expertos en el ejercicio legal.

Quien hace el testamento no puede prohibir la impugnación del mismo, sólo establecer ciertas regulaciones importantes al momento de redactarlo. Entre ellas está que el heredero que quiera impugnar sólo reciba una parte específica que corresponde de la herencia total.

También es importante informar a todos los demás herederos el proceso jurídico en caso de conflictos con sus partes. En caso de que la impugnación sea exitosa, puede que sus bienes de herencia sean comprometidos en una repartición diferente.

Sabiendo esto, hay otros aspectos a conocer como el precio y el tiempo para hacerlo.

Precio

El coste puede llegar a ser muy alto, ya que requiere de muchos procedimientos legales importantes para interferir en herencias. De igual forma, depende de los honorarios del abogado y los costos referentes a impresiones de documentos y otras tareas.

Como costo legal se puede cobrar un porcentaje de la herencia o de la parte del heredero que quiere impugnar. El precio puede alcanzar hasta un 21% de IVA, lo que se considera bastante alto, pero este también puede variar.

El procurador también debe cobrar sus honorarios, por lo tanto, es otro gasto que se suma al total del procedimiento. Incluso en caso de pleitos, puede ser necesario pagar poderes de pleito, por lo que es algo importante a considerar.

Se requiere un análisis de costos para saber si vale la pena realizar la impugnación.

Plazo para impugnar un testamento

El tiempo máximo para realizar la impugnación es de 15 años desde que se informa del testamento a los herederos. Dicha información se realiza hacia todos los herederos involucrados en el testamento, sin ninguna excepción o distinción entre los mismos.

El proceso puede ser bastante rápido si se cuenta con la ayuda de los profesionales con altos conocimientos de derecho sucesorio.

En caso de que el heredero se encuentre muy lejos para estar presente en la lectura, se envía una copia. Luego de que se ha recibido la misma, el plazo también es de 15 años para realizar la impugnación correspondiente.

Por lo tanto, es un proceso que tiene un horizonte temporal bastante alto, siendo un buen beneficio para muchos herederos. Sin embargo, por los costes antes mencionados, podemos señalar que se necesita tiempo para ahorrarlos completamente sin ningún problema económico.

Mientras que se cumpla este plazo, es posible realizar la impugnación de un testamento exitosamente.

Un consejo es que, en caso de no estar de acuerdo con una herencia, sea por cuestiones de desheredación injusta. También es mejor impugnar cuando se tenga prueba de un caso de coacción sobre el testador o incapacidad del mismo.

Los casos de repartición de bienes de forma desproporcionada suelen ser muy difíciles, ya que generan conflictos entre los herederos. Sin embargo, también se pueden procesar, especialmente cuando la diferencia de las partes es bastante notable y está injustificada legalmente.

Así que ya puedes contactarnos para comenzar el proceso de impugnación de testamento cuando necesites.

¿Cuándo se puede impugnar un testamento?

Existen muchas razones por las que se puede impugnar un testamento, empezando por la preterición, un término exclusivo para ello. Es cuando quien hizo el testamento omite a algún heredero legítimo de forma accidental o incluso intencional, siendo posible impugnarlo.

Con respecto a la herencia legítima donde se apartan bienes exclusivos, se puede impugnar por no pagar las cuotas respectivas. Puede ser también que el testador no se encuentra en total capacidad por ser menor de edad o esté incapacitado.

Hay testadores que han sufrido actos de violencia, fraude o coacción, por lo que el testamento pierde toda su validez. También se puede impugnar cuando se deshereda a alguien por alguna causa injusta que no está comprendida en la ley.

Con esto ya se conocen los escenarios para poder impugnar un testamento siendo un heredero.

¿Quién puede impugnar un testamento?

Solamente los herederos que no estén bajo protección de legislación hereditaria pueden solicitar una impugnación de algún testamento por ley. Aun así, es necesario que se cumplan alguna de las situaciones antes mencionadas para que se pueda proceder la gestión.

Es decir, que es una opción única para aquellas personas que no han sido cubiertas dentro del testamento a impugnar. Por tanto, existen herederos forzosos a los que no se le puede privar su derecho a recibir la herencia estipulada.

Sin embargo, dentro del Código Civil existen regulaciones que pueden suprimir dicho derecho por circunstancias específicas referentes a los mismos. En caso de no ser así, la impugnación es completamente legal y se puede solicitar bajo todos los procedimientos correspondientes.

Personas ajenas que no sean herederos forzosos, no pueden tener acceso a este derecho legal.

¿Se puede impugnar un testamento hecho ante un notario?

Sí es posible impugnar un testamento hecho ante un notario, aunque requiere de procedimientos adicionales a los testamentos sin notario. Esto se puede realizar mientras se cumplan con los deseos del fallecido como principal requisito para realizar la impugnación correspondiente.

Como dijimos anteriormente, es necesario cumplir ciertas características y condiciones para impugnar un testamento que está hecho ante un notario. Las mismas tienen que ser por fuerza mayor, donde ninguno de los involucrados pueda tener el control de la situación.

La principal razón es por la incapacidad mental del testador o por padecer alzhéimer, ya que el mismo no estaba en las condiciones mentales correctas. De igual forma puede ser por coacción, donde se intimidó al testador para que realizara el testamento bajo las amenazas.

Por último, puede ser porque no se cumple la ley del testamento que está estipulado.

Impugnar un testamento notarial

El procedimiento para impugnar un testamento ante un notario es el mismo para los casos en que estuvo uno presente. La única diferencia es en que las razones deben ser las que hemos mencionado anteriormente para que se pueda aplicar.

Los notarios pueden resguardar la legalidad de los testamentos y otros documentos por cuestión de protocolo de sus funciones legales. Por ello, hacer este tipo de impugnaciones es un proceso más difícil donde se requiere más tiempo y esfuerzo necesario.

Sin embargo, a diferencia de los abogados, los notarios no poseen la obligación de defender alguna de las partes involucradas. Sólo deben defender la legalidad del documento hasta que una autoridad judicial establezca la orden para su anulación e invalidez.

Mientras se cumplan estas condiciones, sí es posible impugnar los testamentos hechos ante los notarios.

 

lawandtrends.com




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad