Navas & Cusi Galicia Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



Desde hace unos años este es el mensaje que se lanzaba sobre Pamplona durante sus famosas fiestas de San Fermín. Los sanfermines se han trasmitido, en los últimos años, como una fiesta en la que se califica como una orgía de diversión y alcohol a la que se le ha añadido el sexo como un reclamo mayor.

Quienes hemos vivido esta Fiesta desde nuestra juventud, nos ha tocado ver muchos incidentes de componente sexual que, conforme ha ido evolucionando la cultura de la igualdad y de respeto a la mujer, han pasado de ser graciosidades a verdaderos actos de abuso.

Las instituciones navarras, el Gobierno y el Ayuntamiento de Pamplona, llevan trabajando mucho en los últimos años para evitar atributo sexista de la Fiesta. El respeto a la decisión de las mujeres, a no ser acosadas y, sobre todo, a no excusarse en el alcohol y en la masa de los abusos que, hoy con la gran cantidad de videos grabando mil situaciones, podemos conocer. No hay que hacer más que una búsqueda en youtube para ver ese reclamo de turismo sexual que no contempla el espíritu de nuestras fiestas.

El caso de la Manada no es más que una muestra de ese reclamo sexual que se ha trasmitido, sobre los Sanfermines. Venían a lo que venían y lo hicieron. Hoy, la Justicia les condena a 9 años de prisión por abusos, sin contemplar los abusos sexuales, ni la violación.

Una sentencia calificada de salómonica que no deja indiferente a nadie, a la que le falta un manual de instrucciones destinado a las mujeres que visiten nuestra ciudad en fiestas para que puedan conocer cuando un tribunal navarro va a considerar que son violadas o agredidas sexualmente.

Pamplona en Sanfermines es una ciudad sin ley, pero tal vez, a partir de hoy lo sea más, más insegura y menos protectora para las mujeres. No podemos dejar que la conciencia machista de la sociedad tome las calles, ni nuestra Fiesta. Sentencias así, desde luego, no ayudan y tiran por tierra todo el esfuerzo, no sólo del feminismo, sino también, el de nuestras instituciones, el del temor de las familias y el de nuestra sociedad.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad