El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



  • El presidente, Rodrigo Buenaventura, propone “ajustes legislativos” para dinamizar el mercado; Economía está trabajando en ellas desde el pasado mes de agosto
  • La operativa de las empresas ‘cheque en blanco’ dinamizará las fusiones y adquisiciones
  • Navas & Cusí considera que es un instrumento novedosos que dinamizará el sector financiero y la actividad productiva

La CNMV aprueba las empresas llamadas “cheque en blanco”. Así lo señaló recientemente su presidente, Rodrigo Buenaventura en la presentación del plan de actividades del organismo regulador. Las empresas ‘cheque en blanco’ son conocidas como Special Purpose Acquisition Company (SPAC) Se trata de una compañía cotizada cuyo único objeto social es la adquisición de otra compañía con potencial de crecimiento.

“Para el inversor es muy útil porque al estar cotizada le permite liquidar en tiempo real en cualquier momento y beneficiarse de las plusvalías cuando la operación se lleve a cabo. Para la empresa adquirida es un instrumento muy bueno de financiación y de acceder al mercado de valores por la vía rápida”, explica Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho mercantil.

Este tipo de instrumentos ya existían en Estados Unidos, pero su uso se ha acelerado en los últimos meses de manera exponencial. Según Bloomberg en los últimos 15 meses se han movilizado 156.000 millones de dólares a través de las SPACs; sólo en el primer trimestre de este año se han canalizado 56.000 millones de dólares con una negociación diaria de 1500 millones de dólares.

Y lo más interesante, los tiempos hasta que la SPAC cierra la operación para que fue creada se están acortando espectacularmente. Según Goldman Sach en el 2019 se tardaba una media de 487 días en cerrar una operación, 366 en el 2020 y 175 en el 2021. “Cada vez son más ágiles probablemente porque el covid ha despertado oportunidades que no existían antes y porque cada vez hay más start-ups con buenos modelos de negocio necesitadas de capitalización para despuntar”, explica Navas.

¿Cuándo llegarán estos instrumentos a España? Buenaventura -al igual que su antecesor Albella- considera que la actual legislación es suficiente para que estos instrumentos puedan empezar a operar. No obstante, señala que unos ajustes en la regulación permitirían dar mayor claridad y seguridad jurídica y por tanto lograr que hubiera un mayor volumen. “Nos parece una decisión prudente porque cuanto mayor claridad, mayor será el volumen y la utilidad del vehículo”, señala el socio-director de navascusi.com, que apunta a la necesidad de garantizar de que no se convierta en un instrumento para saltar al parqué “por la puerta de atrás, sin las debidas garantías”.

En este sentido, Buenaventura informa que se encuentra en diálogo con el ministerio de Economía y Transformación Digital desde el pasado mes de agosto y que ya ha mantenido reuniones y encuentros con varios operadores del mercado. “Creo que estamos cerca de empezar a ver movimientos en el mercado español y creo que será muy bueno para dinamizar la industria financiera y las fusiones y adquisiciones; en definitiva, el dinero se intermediará desde el exceso de liquidez a la demanda de liquidez de una manera más eficiente”, explica Navas.

Los “ajustes” en los que está trabajando la CNMV son, en primer lugar, la posibilidad de que el socio pueda desinvertir cuando se anuncia la operación sin sufrir mermas; y en segundo lugar, la aplicación de la normativa antiopas cuando un accionista adquiera la mayoría de la SPAC como consecuencia de la fusión. “Son ajustes razonables y relativamente sencillos que se podrían hacer en un plazo relativamente breve y ayudarían mucho en la dinamización que el mercado español necesita”, concluye el socio-director de navascusi.com




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad