El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



El sector legal en España se encuentra bajo las exigencias de la globalización, las cuales crean la obligación de responder a las nuevas necesidades de la sociedad. Así, el sector legal se vuelca cada vez más hacia la era tecnológica, dejando atrás el “boca-oído” o la prensa y buscando nuevas formas de comunicación y conocimiento a la hora de escoger a su abogado. Al mismo tiempo, nuevas cualidades surgen a la hora de seleccionarlo, por lo que es inevitable preguntarse qué es lo que verdaderamente busca el cliente en la elección del abogado. Todo ello va unido a la innovación en el sector legal, que estudiaremos en el siguiente ensayo.

La necesidad de adaptación del sector legal ha sido más bien consecuencia del proceso de globalización, gracias a la mejora en comunicaciones y al avance tecnológico. Por ello, que el sector legal ha de sumarse al cambio, no como una opción, si no como algo necesario. Las economías y los mercados están adquiriendo una dimensión global, dándose en ocasiones desajustes entre las necesidades de la demanda y la oferta en el sector legal.

Pensamiento tradicionalista

¿El problema? Este sector está todavía muy ligado con el pensamiento tradicionalista y conservador que lo ha caracterizado durante los últimos siglos. Es un sector en el que se exige excelencia y algunas posturas defienden que el modelo antiguo es el ideal y que no es necesario un cambio drástico en el sistema. Hasta ahora, el sector legal ha estado caracterizado por un modelo reactivo, en el que los despachos de abogados reaccionaban solo ante las necesidades directa del cliente, elaborando la respuesta adecuada y satisfactoria. Sin embargo, este sistema ya no se corresponde con la realidad actual.

Internet

En España, la aplicación de la innovación en el sector legal viene marcado necesariamente por el uso de internet. La importancia de internet reside en la transformación sufrida en la interacción entre personas, así como en que se ha convertido en una infraestructura de información a nivel mundial. Es por eso que hoy en día, en el mundo globalizado en el que vivimos gracias a internet, el mundo del negocio jurídico ha sufrido los impactos de esta revolución.

Además, Internet no solo ha revolucionado el ámbito de trabajo del jurista, sino que también ha añadido nuevos campos en el negocio jurídico. Los pleitos de protección de datos, el derecho de copyright, la violación de la privacidad, los hackers, las descargas ilegales, y un largo etcétera, son algunos de los nuevos casos que han de tener respuesta en la legislación, y suponen un reto para el jurista a la par que una oportunidad para mostrar su profesionalidad. Por otro lado, si algún cliente no se ha visto satisfecho con el servicio jurídico de un determinado abogado o bufete, puede dejar comentarios perjudiciales en portales públicos en la web, que ahuyenten a posibles futuros clientes y supongan una clara desventaja para el abogado. Sin embargo, esto también puede ser tomado como una oportunidad para reinventarse, ver los fallos y quejas y aumentar la competitividad con otros abogados, incrementando la calidad de sus servicios, mejorando el nivel en el negocio jurídico.

Nuevas estrategias

Hoy, existen  empresas especializadas en ofrecer nuevas estrategias de marketing, pues el mercado jurídico se vuelve mas competitivo, y como consecuencia, surge casi como un requisito fundamental la creación de una imagen para la firma de abogados, erigirse frente al resto para dirigirse a la sociedad. Sin embargo, la implantación de planes estratégicos de marketing es una solución muchas veces censurada por los abogados: ¿por qué? 

“Las razones a este rechazo debemos buscarlas en aquellos factores intrínsecos del ejercicio de la abogacía, que siempre se ha considerado más cercana al mundo académico que al de la empresa y por tanto ha incentivado la investigación académica como factor de excelencia y soporte de la carrera jurídica en detrimento del desarrollo de otras actividades más propias del sector privado.” (Núñez Martínez, J. 2011, p. 239)

Se habla además, de nuevas vías de promocionarse, tales como las redes sociales, que permiten el alcance global, a cualquier cliente potencial, en cualquier parte del mundo. Es así como surge de manera obligatoria el hecho de crearse una pagina web actualizada y accesible al cliente, que inspire confianza. Un paso más que algunos pioneros ya empiezan a realizar es diseñarse una identidad, ayudada en parte por Facebook, Twitter, o LinkedIn, que aseguran seriedad y profesionalidad.

 

Cristina Bonfanti Gris estudia Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Comillas ICADE. 

 

 

Referencias

Gerico, M. (2015). “La innovación en el sector legal ya no es una opción” Gericó ASSOCIATES. Vía: http://gericoassociates.com/la-innovacion-en-el-sector-legal-ya-es-una-opcion/

PuroMarketing. (2014) “Las redes sociales se consolidan como una herramienta de productividad laboral.” Medianzo.Vía: http://www.puromarketing.com/16/18951/redes-sociales-consolidan-como-herramienta-productividad-laboral.html

Núñez Martínez, J. (2011). “La aplicación del marketing en los despachos de abogados”. Revista de Derecho UNED. (9), 238-245.

Vega, L. (2006). “Marketing y desarrollo de negocio para despachos de abogados”. Aranzadi.

 

 

 

 

 

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad