El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



  • “No puede ser invocado por menores turcos cuyos progenitores no reúnan los requisitos”, señala la sentencia
  • Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho europeo: “El acuerdo es claro; los hijos de los trabajadores extranjeros legales tienen los mismos derechos que los hijos de los nacionales, pero los hijos de trabajadores extranjeros sin papeles, no tienen derechos”

Los menores turcos cuyos progenitores no cumplan los requisitos de permiso de trabajo no pueden invocar su derecho a cursos de aprendizaje o de formación en las mismas condiciones que los hijos de los nacionales. Así lo acaba de resolver el Tribunal de Justicia de la UE. Luxemburgo resuelve de esta manera una cuestión prejudicial presentada por el Tribunal Superior de Justicia de Düsseldorf sobre la interpretación de la decisión 1/80 que desarrolla el acuerdo de asociación CEE-Turquía de 20 de diciembre de 1976. En concreto pregunta si los menores tienen derecho de residencia autónoma de sus progenitores y si por causa de la custodia dicho permiso de residencia se extiende también a sus padres.

El art. 7 de esa decisión señala que los hijos de los trabajadores extranjeros con permiso de trabajo tienen derecho a acceder a cualquier oferta de trabajo como cualquier nacional. Y el art. 9 señala que tienen derecho al acceso a cursos de aprendizaje y formación profesional en igualdad de condiciones que los nacionales siempre que sus progenitores cuenten con el permiso de trabajo en regla.

Pero si los progenitores no cumplen con los requisitos, sus hijos no pueden invocar estos derechos. “Es lógico; la UE otorga protección familiar siempre que se cumplan las exigencias legales, pero no puede proporcionarla si dichas exigencias no se cumplen”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho europeo.

En el caso juzgado, se trata de un ciudadano turco que entra en Alemania con visado el 5 de septiembre de 2015; el 4 de noviembre de 2015 la ciudad de Duisburgo le otorga permiso de residencia con posibilidad de desarrollar actividad por cuenta propia con caducidad el 27 de marzo de 2017.

Poco después, el 19 de febrero de 2016 consigue el derecho a la reagrupación familiar y el 20 de abril del mismo año su mujer y sus hijos consiguen el permiso de residencia, también hasta el 27 de marzo de 2017.

La mujer fue desarrollando varios trabajos, del 1 de febrero de 2016 al 30 de abril de 2016, del 15 de noviembre de 2017 al 31 de diciembre de 2017, del 1 al 15 de enero del 2018 y del 1 de agosto al 31 de diciembre de 2018.

El 18 de marzo de 2019 se les denegó el permiso de residencia y el 22 de marzo la familia turca presentó su recurso. “Pretendían ejercer un abuso de derecho y mantener la residencia por la supuesta protección de los menores. Pero Luxemburgo ha sido claro porque el acuerdo de asociación con Turquía no admite otra interpretación: si los padres no están legales, los hijos no pueden invocar derechos”, concluye el socio-director de navascusi.com




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad