ILP Abogados Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



Comprarse un coche, una casa, una deuda de la tarjeta de crédito… Para dar un gran paso es habitual que los hijos recurran a sus familiares y que estos les ayuden con un empujón económico. La preocupación surge aquí con Hacienda. La Agencia Tributaria pone especial interés en detectar este tipo de préstamos entre familiares para comprobar si en realidad se trata de un “regalo” y no de un préstamo. Sí, puede sorprenderte pero así es.

¿Donación o préstamo?

El problema cuando un padre da dinero a un hijo, por ejemplo, para la entrada de un piso, es que si este no se declara puede llamar la atención de Hacienda y sancionar por ello. Hay que tener en cuenta que si se trata de un préstamo, habrá que devolver el dinero (con o sin intereses). Si es un dinero que el padre quiere regalar a su hijo, se trata de una donación y habrá que acudir al notario para formalizar un contrato y abonar el correspondiente impuesto de sucesiones y donaciones. Recordemos que, en la mayoría de comunidades autónomas, este impuesto está bonificado y, por tanto, la cantidad a pagar no será muy elevada.

Pero si se trata de un préstamo, donde padre e hijo acuerdan la entrega de una determinada cantidad que será devuelta en un determinado plazo, nos encontramos ante un préstamo entre particulares. Un figura reconocida legalmente dentro del impuesto de transmisiones patrimoniales, en su modalidad TPO (transmisiones patrimoniales onerosas).

 

Préstamos de padres a hijos para hacer frente a la compra de una vivienda

Como decíamos al principio, una de las situaciones más habituales por las cuales un padre presta dinero a un hijo es para la adquisición de una vivienda. Como es conocido, en la gran mayoría de los casos, los bancos prestan un máximo del 80% del capital solicitado. La cantidad restante debe ser abonada por el futuro propietario. Es aquí donde suelen entrar en juego los familiares.

Desde reclamador.es hemos elaborado una completa guía para que pedir una hipoteca no se convierta en una odisea y recordamos que, frente a cláusulas abusivas que se siguen incluyendo en los préstamos hipotecarios, como la de gastos, se puede reclamar. Esta cláusula impone al futuro hipotecado el pago de todos los gastos derivados de la constitución del préstamo. Esos gastos son gestoría, notaría, inscripción en el Registro de la Propiedad o tasación, entre otros.

Los abogados expertos en derecho bancario de reclamador.es estudian tu caso y si este fuera viable te enviarán un informe en el que te explicarán cuánto puedes recuperar y cuánto te va a costar tu reclamación por gastos de hipoteca. Recuerda que en reclamador.es solo cobramos si tú ganas y no tienes que adelantar ninguna cantidad para iniciar tu reclamación.

 

Contrato de préstamo entre familiares

Si la opción elegida en un préstamo, no se abona el impuesto de donaciones, pero para que la Agencia Tributaria no lo considere como tal, hay que formalizar un contrato de préstamo entre particulares. 

Como decíamos, lo primero que se debe realizar es un contrato. No es obligatorio hacerlo ante notario, puede ser un contrato privado. Ese contrato de préstamo entre familiares debe contener:

  1. Fecha de la firma del contrato.
  2. Datos personales de prestamista (quien da el dinero, en este caso el padre) y prestatario (quien recibe el dinero, en este caso el hijo).
  3. Detallar si se trata de un préstamo de padres a hijos a interés 0%, o si se establece un interés. Pese a que se acuerde que se devolverá sin intereses (0% interés) es importante señalarlo en el contrato. Si este dato es omitido, Hacienda podría hacer tributar al prestamista en el IRPF por una contraprestación equivalente al interés legal del dinero.
  4. Importe exacto del préstamo y plazos para su devolución. Se debe incluir, además, la forma en la que se devolverá el dinero. Respecto a los plazos, es muy importante definir un periodo real, en función de la edad del prestatario. Un ejemplo, un padre de 80 años presta dinero a su hijo y establecen un periodo de amortización de 40 años, en esta situación es muy posible que Hacienda sospeche de un préstamo ficticio.
  5. También relacionado con la devolución del dinero. Es importante que esta se haga mediante transferencias o movimientos bancarios que dejen constancia del reintegro del dinero prestado.
  6. En el contrato también se puede establecer la posibilidad de amortización o cancelación anticipada del préstamo.
  7. Se puede añadir una cláusula en la que se fijen los pasos a seguir en caso de impago del préstamo.

 

Presentar el modelo 600 en Hacienda

Una vez realizado y firmado el contrato de préstamo entre particulares por triplicado, una copia se la quedará el padre, otra el hijo y otra hay que presentarla en Hacienda. Concretamente, hay que autoliquidar el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Esta operación está exenta y no se abonará por ella, pero es obligatorio presentar el modelo 600, correspondiente a este impuesto.  

En relación al modelo 600, se debe tener en cuenta que:

  • El obligado de su presentación es el prestatario, es decir, quien recibe el dinero.
  • Se presenta en la Delegación de Hacienda de la comunidad autónoma del lugar de residencia del prestatario.
  • Existe un plazo legalmente establecido para presentar este impuesto. El prestatario tiene 30 días desde la recepción del dinero para pasar por Hacienda. Debe llevar el contrato de préstamo entre familiares firmado y rellenar el modelo 600. 

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad