El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



Estamos en un momento de sensaciones contrapuestas. Por un lado parece que los indicadores mejoren y que empezamos a ver de nuevo la luz, pero por otro lado la realidad del día a día sigue siendo dura, con negocios y actividades cerradas, otros con limitaciones para funcionar con normalidad y, en general, con una sensación de incertidumbre que no acaba de irse.

Ante esto hay muchos empresarios que siguen teniendo dudas sobre su continuidad, sobre si podrán aguantar mucho más tiempo con esta falta o limitación de ingresos, o sobre si estarán preparados para afrontar una “nueva realidad” que no será la de convivir con la Covidi-19, sino que será la provocada o acelerada por la Covid-19, con unos hábitos, actitudes, relaciones y comportamientos de consumo que habrán cambiado.

Y es cierto que muchas cosas serán diferentes, pero nuestra capacidad de adaptarnos también es infinita. Y es posible.

También es cierto, sin embargo, que hay quien desgraciadamente no podrá seguir porque habrá agotado su capacidad y recursos, si el tránsito es muy largo.

Tanto en un caso como en el otro, lo más importante es estar bien acompañado. En el caso de poder retomar proyectos, porque habrá que tener visión larga, poder “levantar” la cabeza de la tabla y “reaprender” muchas cosas. La experiencia, el conocimiento y la visión, se pondrán en valor.

Y para los que no puedan continuar, también será muy importante poder estar bien acompañado para hacer el tránsito más ligero y sin riesgos. Afortunadamente, la realidad es tan terca que, ante una situación comprometida como ésta, las personas (en este caso los jueces) están tomando la iniciativa para adecuar la aplicación de la normativa más allá de lo que dice la propia letra para, respondiendo a su espíritu, intentar salvar el máximo de negocios y también, no lo olvidemos, de personas. Iniciativas como las de poder presentar ofertas de compra de unidades de negocio junto con la presentación del concurso o el convencimiento de que la Ley de la segunda oportunidad debe permitir condonar también las deudas públicas, son pasos muy importantes en este sentido.

Por tanto, no perdamos la fe. Las cosas no son fáciles, Debemosl “pedalear” mucho, pero poco a poco iremos encontrando salidas. Hay muchas personas implicadas buscando soluciones, intentando encontrar respuestas más efectivas y más eficientes.

Y no lo olvidéis, rodearos siempre de buenos profesionales que os ayudarán en todas las circunstancias. Su aportación de valor es muy grande.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad