El resultado es la plataforma de subastas online eactivos.com

LawAndTrends



En los tiempos que ha aupado al Marketing Jurídico a las agendas de los despachos, que ha creado una obsesión por estar presente en las Redes Sociales y una fiebre por utilizar el marketing de buscadores o la mejora del posicionamiento en ellos, las recetas para conseguir el favor de los clientes y ser el mejor despacho penalista son difíciles de estandarizar.

Sin embargo, en algo coinciden los especialistas, y mi propia experiencia lo confirma: la especialización. Esforzarse para llegar a la meta de ser el mejor abogado penalista de España y cumplir su objetivo es un paso importante para atraer a los clientes con problemas penales, porque recibirán desde el primer momento de su búsqueda el mensaje que aquí hay un abogado que sólo se concentra en delitos penales y eso me da una garantía.

Derivada de esta primera búsqueda de un especialista es la importancia de la página Web como el primer espejo hacia el exterior, apoyada por las redes sociales. En este mundo tan comunicado la reputación online marcará la diferencia. Comentarios positivos, reales, de clientes reales serán la mejor garantía que pueda determinar que somos uno de los mejores despachos penalistas y que merecemos la confianza del cliente.

Para la reputación es importante comunicar y hacer visibles los éxitos cosechados, así rezan los manuales de gestión de reputación. Estos casos ganados demostrarán la buena preparación técnica de un buen abogado penalista. El estudio constante de la ley, de la jurisprudencia y del derecho en sus diferentes niveles incluidas las resoluciones de tribunales internacionales como Corte Penal Internacional o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, son elementos esenciales para demostrar al cliente nuestra cualificación como mejor abogado penalista para su asunto.

Y por último, la preparación: “La improvisación es el mejor amigo del fracaso”. Si quieres mi fracasar improvisa, si queremos destacar como un buen despacho penalista preparemos cada acto judicial con la máxima determinación. Una declaración como investigado, una testifical, una pericial, un recurso y como no un juicio oral no puede quedar al arbitrio de la suerte, sino que debe de preverse en que consiste el acto jurídico y como se va a desarrollar. Como decimos a los alumnos universitarios, se pueden ganar y perder un juicios, pero no se puede perder la confianza del cliente; y esta se perderá si se da cuenta que podíamos haber hecho más.

Por ello, el éxito para poder tener un buen despacho de abogados penalista consistirá no sólo en el sólido estudio de la ley, sino en un cúmulo de circunstancias que nos harán diferentes, auténticos y especiales para nuestros clientes. Lo que está en juego no es un simple caso, son sus derechos es su libertad.

Abogado Penalista, autor de “El abogado líder”

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad