Centro de Estudios garrigues formacion Abogados juridico legal

LawAndTrends


A pesar de que los Panama Papers suenan a película de Hollywood representada por Denzel Washington y Julia Roberts (como el Informe Pelícano), los Panama Papers son una realidad, no son ninguna película, aunque a algunos les parezca una película y a los afectados, una película de terror.
 
Todos los días de aquí a un año vamos a estar entretenidos porque El Confidencial (por cierto, qué gran medio digital, y no lo digo porque yo escriba en él) emplea la vieja técnica periodística de dosificar la abundante información en cómodas (?) dosis o píldoras diarias. ¿Hasta cuándo tendremos cada día una sorpresa?. Los que tengan una sociedad off shore mientras tanto  deberán estar pasándolo fatal.
 
Desde un punto de vista jurídico muchas cuestiones se plantean. Centrémonos en dos: ¿puede Hacienda utilizar esos datos? Y ¿pueden los afectados reaccionar contra la publicación de sus nombres?
 
Enseguida ha salido Montoro frotándose las manos. Podría pensarse que unas pruebas obtenidas por una filtración de un despacho obligado al secreto profesional es una prueba obtenida ilegalmente y, en consecuencia, no válida. Pero en casos precedentes (recuérdese el caso Falciani) Hacienda ha hecho uso de datos equivalentes procedentes de una filtración y no nos consta que los Tribunales hayan anulado las actuaciones realizadas. Pero las cartas de Hacienda se cuidaban muchísimo de no requerir sino simplemente recordar.
 
La segunda cuestión es: ¿pueden los afectados invocar intromisión a su intimidad por ver sus nombres y su fortuna panameña publicados en medios de comunicacion? Sin duda, los medios invocarán el interés público de la información, al menos de los personajes públicos. Más dudosa es esa publicación respecto de personas que no tengan esa relevancia. ¿Por qué un señor anónimo, sin relevancia pública, tiene que soportar ver su nombre en los medios de comunicación por un quítame allá esas pajas? Está claro que hay que combatir el fraude fiscal perno¿a cualquier precio?
 
Podrían plantearse otras muchas cuestiones: ¿debe suministrar Panamá información a la Hacienda española? ¿Debe Panamá dejar de ser paraíso fiscal? Pero para obtener respuesta a esas y otras preguntas, me temo que tendrá que ir a su abogado. No todo va a tener respuesta aquí.
 
Otra cuestión que puede hacerse es cuál es la causa última del fraude fiscal de los que huyen de España para establecerse en Panamá.¿No será que la carga fiscal aquí es desmesurada? ¿Y por qué existen los paraísos fiscales?  ¿Deberían coordinarse los Estados para luchar contra los paraísos fiscales? Pero estas preguntas son muy complicadas de responder. Y no son para hacérselas a su abogado. Habría que hacérsela a los políticos, pero ya nos imaginamos que su interés por suprimirlos es manifiestamente mejorable.



Comentarios

  1. Gonzalo Jimenez Blanco

    He visto dos erratas (por si se pueden corregir) p1: dice pelliculas p2: debe decir sociedad por sociedades

Ver comentarios anteriores

Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad