Pertos hispania Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends


Dicen que los desamparados animales necesitan un abogad@ especializado en  la defensa de sus derechos. Pues ni se pueden imaginar las personas con discapacidad lo que pueden necesitar de un letrad@ especializado para su defensa. Ahí andamos reivindicando la presencia de parcelas del saber cual pequeños cajoncitos de una cómoda china, todos iguales, sin preponderancia de ninguno en particular, como si todas las áreas jurídicas tuviesen la misma importancia, equiparando quizás animales con personas, animales no humanos con animales humanos. Pero incluso en el escritorio antropomórfico del genial Dalí había cajones de distintos tamaños que ni el  psicoanálisis  sabía dónde ubicar.

Vamos a analizar la cuestión. Está en auge proponer  en estamentos del mundo jurídico esa parcela que defiende el mundo animal tanto para realizar acciones jurídicas en ese campo como para formación de profesionales. Lo curioso es que se acepte sin rechistar crear secciones e incluso se aprueben presupuestos para el desempeño de la defensa en estos asuntos cuando se rechazan en otras áreas básicas.

Por otro lado, pululan un grupo numeroso de letrad@s, cada vez más,  empeñados en que se creen secciones específicas para la mejor defensa de las personas con discapacidad…y todo son trabas. La creación de una sección especializada para este colectivo es misión cuasi-imposible, las oposiciones que nos topamos son muchas y difíciles de soslayar. Estamos en tierra de nadie.

La conclusión a la que se llega es que debe ser más importante, en la actualidad,  el área animales no humanos  que el de personas con discapacidad,  cuestión  que la que subscribe no puede asentir. De ahí el versus del título de estas líneas.

Una que ha tenido desde gatos a perros a tortugas a serpientes y demás animales y que los ha tratado con total respeto y muchas veces con  un exceso de celo es su cuidado, mea culpa, está de acuerdo en que si alguna cuestión se suscita en relación a animales, su dueño, no el animal, debe tener una defensa y cuanto más especializada mejor. La especialización es la tendencia para una mejora de calidad de los servicios profesionales jurídicos. Pero poner esta tesitura a la misma altura que la de  las personas con discapacidad, esto raya  el desprecio al 10% de la población de nuestro país que sí necesita un letrad@ cuanto más especializado mejor para la defensa de sus derechos.  Y es que, por si no se sabe, este grupo de personas con discapacidad son personas, lo recuerdo  por si a alguien se  le ha olvidado.

Plantearse  sin un ápice de bamboleo que una sección de derecho animal  es absolutamente necesaria para la sociedad de bienestar en que vivimos y se apoye sin cortapisas la creación de departamentos habiendo negado la creación de secciones en relación a la defensa especifica de las  personas con discapacidad, sinceramente,  le deja a una dudas existenciales de gran calado. No llego a comprender qué parte de nuestra sociedad puede considerar más importante a los indefensos animales no humanos  que a las personas con discapacidad. Quizás esa franja desconozca de qué personas estamos hablando, quizás no recuerden que sus padres tienen alzheimer o que el hijo de un amigo tiene Síndrome de Down o ellos mismos han sufrido depresión en momentos duros de su propia vida en los que no podían ni trabajar. Es cierto que hay  mucho olvido cuando nos interesa pero no es menos cierto que si vivimos en una sociedad que hace prevalecer las ayudas al derecho de un animal o de su dueño antes que las destinadas al derecho de una persona con discapacidad, esa sociedad, en mi humilde opinión está enferma, carece de los mínimos pilares de conciencia para comprender en su amplia dimensión qué es un Derecho. El argumento  nos lo muestra, a modo de comparación, la pirámide de Maslow donde primero deben cubrirse las necesidades más básicas  y según se alcanzan escalones superiores cubrir otras que no existirían si las básicas no estuviesen cubiertas. Por tanto, cubramos parcelas de derechos fundamentales, que son básicos y, más tarde, de otros derechos. Apoyo primeramente a los  animales humanos  y más tarde a los animales no humanos.

 Estas líneas parecen un alegato contra los animales, nada más lejos de esa idea, lo que se intenta es  centrar las materias, la importancia de las materias jurídicas a apoyar por los distintos estamentos. En su justa medida. Y en su justa medida dado que según podemos apreciar está satisfecha sociedad de consumo en la que estamos insertos ha perdido los valores para ubicar el cajón de las materias importantes en el lugar adecuado.  Apoyos a la creación de departamentos de derecho animal, sí. Apoyos a la creación de departamentos de derechos de las personas con discapacidad, sí, totalmente necesario antes que la creación de otros departamentos considerados de menor calado jurídico y social. Por dignidad. Es sólo mi opinión.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad