Master de propiedad intelectula UTM

LawAndTrends



La Agencia Tributaria tenía un criterio muy claro sobre que se consideraban gastos deducibles y qué gastos no lo eran con arreglo al concepto de gastos promocionales y liberalidades. Pero una sentencia del Tribunal Supremo ha puesto en cuestión dicho criterio. Y a resultas de dicha sentencia parece que ahora un autónomo no se puede deducir una dieta cuando tiene que comer fuera de casa o su lugar de trabajo, pero si puede invitar a un cliente a una comida y deducirse dicho gasto, aunque luego no cierre un negocio directamente a través de dicho encuentro. Se da de esta forma la paradoja de que las dietas no, pero gastos promocionales y liberalidades sí se podrían deducir, algo que en mi opinión no tiene ni pies ni cabeza.

La sentencia del Supremo ha dejado fijada doctrina. ¿Qué significa esto exactamente?



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad