Lexperta Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



Es probable que desconozcas qué es el Derecho al Olvido: se trata de un concepto relacionado con la protección de datos personales, el derecho al honor, a la intimidad, y a la imagen. De manera más clara se puede identificar con el derecho que tiene una persona a no aparecer en Internet ni en sus buscadores. Sin embargo, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión o información.

 

El Derecho al Olvido fue reconocido hace cuatro años por la Justicia Europea. Es un derecho que podemos ejercer alegando la necesidad de la retirada de esa información por ser inadecuada u obsoleta.

Desde el reconocimiento de este derecho más de 600.000 personas han ejercido este derecho ante Google.

¿Quién puede ejercer este derecho?

Cualquier persona física o jurídica puede solicitar que se elimine su información de Internet, otra cosa es que tenga derecho a que se retire, y que finalmente consiga que sea retirada. Pero poder pedirlo puede pedirlo cualquiera. Sin embargo, si se trata de información de interés público o no obsoleta no se podrá solicitar la retirada, ya que según la persona que lo solicite en determinados casos por su trabajo o profesión habrá perdido esa parcela “privada” que le da derecho y le permite exigir la retirada de información, ya que el ser alguien público choca con el derecho a la información que tienen por ejemplo los medios de comunicación.

¿Qué tipo de información podemos pedir que desaparezca?

Cualquier tipo de información que nos pueda identificar como datos personales, o cualquier contenido que uno no desee que se mantenga en la red, o simplemente que consideremos que se haya quedado obsoleto.

Google, Bing, Yahoo o cualquier otro buscador lo que hace es recopilar información de páginas web ya que son ellas las que alojan el contenido, y facilita que la gente pueda acceder a esos contenidos. Por este motivo hay que pedir la retirada de los contenidos no solo a Google sino a aquella página que los ha publicado; el alojador de los contenidos, si admite la solicitud, puede retirarlos o desindexarlos (herramienta que sirve para que los buscadores no localicen la información que se desea que sea olvidada).

¿Dónde y con qué documentación solicitamos la retirada de información?

Lo primero es dirigirnos a la página de origen que aloja los contenidos, esto incluye páginas de redes sociales como Facebook, o Twitter. Todas estas páginas cuentan con una serie de formularios de contacto en los que se puede solicitar la retirada de información.

Si además sabemos cuál es la dirección postal de la empresa, se le puede mandar un requerimiento también, el problema es cuando esas páginas tienen su dirección fuera de España, algo que sucede en muchos casos.

Si la información se puede eliminar, ¿cuánto tarda en desaparecer de la red?

La ley exige que la eliminación o la respuesta denegando esa solicitud de retirada de información se produzca en un margen de entre 10 y 30 días, sin embargo, todo este tipo de páginas suelen ser más agiles.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad