Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends



A estas alturas creo que no hace falta que avise a nadie de que el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos(RGPD) ya ha entrado en vigor y esto me lleva a hacer algunas reflexiones:

  1. Creo que quizás es la vez que hemos visto más claro que una norma europea nos afecta. Ha quedado claro porque la nueva Ley Española de Protección de Datos todavía no ha sido aprobada y, en cambio, nos vemos obligados a introducir una serie de cambios para adaptarnos a este Reglamento Europeo. Creo que es una buena noticia y tiene una finalidad pedagógica.
  2. No vamos con cuidado. No hay forma de conseguir cambiar los “malos hábitos” de actuar a última hora. Esta normativa está aprobada desde hace más de un año y ahora nos han entrado las prisas y nos hemos despertado en la última semana. Y no será porque no ha habido avisos, cursos, conferencias, etc. pero hasta que no se ha empezado a colapsar el correo pidiéndonos la autorización (por cierto, he recibido más notificaciones que postales en Navidad) no hemos empezado a pensar que quizás teníamos que hacer algo y que también nos afectaba a nosotros.
  3. Tampoco es necesario excederse. Ahora corremos el riesgo de montar unos sistemas que sobrepasan las necesidades reales de muchas empresas para cumplir con la normativa. No todo es protección de datos. La protección de datos afecta a datos “personales” de personas físicas. Eso significa que algunas empresas sólo tienen que notificar y hacer pública su política de protección y otras tienen que pedir el consentimiento de forma expresa (especialmente todas las que trabajan directamente con personas físicas en su ámbito privado, como consumidores, pacientes, etc.). Por lo tanto, lo importante es buscar profesionales serios que nos ayuden a dimensionar realmente su impacto en nuestra empresa.
  4. Tomémonoslo seriamente. De la misma forma que me tomo la licencia de bromear un poco, también es cierto que la protección que debemos tener sobre los datos de terceros es muy importante. Aplicar el RGPD es un paso más hacia un entorno que, junto con el Compliance, pretende que hagamos las cosas mejor, que abandonemos las chapuzas para ir mejorando nuestros procesos. Los sistemas de calidad, de prevención de delitos, de prevención de riesgos, de protección de datos, más que verlo como una carga innecesaria y simplemente burocrática, tenemos que verlo como mecanismos de mejora que son (y así lo demuestran muchos estudios) económicamente rentables. Trabajar bien sale a cuenta.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad