lawandtrends.com

LawAndTrends



Tengo por costumbre, como todo Knowmads que se precie, no escribir de lo que no sé o no conozco, ya que todos mis artículos de #EspacioTIC están escritos desde el estudio, la investigación, la formación y mi Know-how, (ver este post).

Pero, en esta ocasión, voy a romper mi costumbre porque me han tocado las fibras digitales en Twitter, y es que esta red ya no es lo que era, los Haters (que palabro más feo al traducirlo: odiadores o enemigos) se han multiplicado y salen como alimañas por todos los rincones del ciberespacio. Antes en Twitter podías estar o no de acuerdo con alguien, pero se creaba un debate, se argumentaba y, de esa forma, se aprendía. Ahora no, directamente se te tiran a degüello. No es nada agradable.

Yo soy un fiel defensor de las redes sociales desde su perspectiva “social bien entendida” y sobre todo desde “su vertiente pedagógica”. Lo triste es que están siendo colonizadas como terreno abonado por esta lacra, por las fake-news, la desinformación y la posverdad. Por ello, ante estos casos, lo mejor es la información, la contrainformación y la transparencia.

El caso es que andaba yo en unas jornadas sobre Ciberseguridad y Ciberdefensa en la Facultad de Derecho de Granada, #jorgrciberseguridad, disfrutando con mi compañero de mente líquida Julio de la Torre @AbogadoCIBER, otro abogado sui géneris y Knowmads. Y fue él, el que me hablaba de un proyecto que existe por su tierra, aunque es de Salamanca, este proyecto surge en León y son comarcas vecinas.

- ¿Oye sabes que hay una gente por mi tierra que van a lanzar al mercado una Criptomoneda?, hay detrás empresarios y un grupo de tecnólogos – mientras andaba yo publicando tuits de las jornadas que dieron mucho de sí; ya he comprobado cómo las #desvirtualizaciones de es@s tuiteros que tanto retuiteas, favoriteas o creas valor de sus contenidos, no son tan emocionantes como creías, sobre todo cuando los intereses de unos no casan en absoluto con los intereses teledirigidos de los tuiter@s que habías idealizado. En realidad, mucha gente no ha entendido el funcionamiento de las redes sociales y su idiosincrasia.

- No hay problema Julio – le decía yo al compañero, nosotros a lo nuestro que estamos aquí para aprender.

Bueno que me salgo del guión, decía que Julio me hablaba desde la emoción y convencimiento de que había una gente que había apostado fuerte por un proyecto en el que ellos habían puesto toda la carne en el asador. Un proyecto que pretende lanzar una criptomoneda al mercado con la esperanza en que se convierta en universal. ¡Al menos innovador y arriesgado parece! – pensaba yo.

Y, cuál es mi sorpresa que nada más publicar un tuit unos días más tarde citando a “Eurocoinpay” saltaron varios “expertos” (se dice el pecado no el pecador), dejando en mal lugar a este proyecto, por lo que se me encendieron todas las alarmas y yo que no tengo ni idea de Criptomonedas ni de ICOs, ni de Bitcoin, etc. etc., sé lo que pueda saber cualquier usuario de la red que lea las noticias TIC (sobre transformación digital): el país retina, cinco días, expansión, foros, revistas y espacios varios; pero el conato de ataque tuitero despertó mi curiosidad y hablé con Julio – oye mira lo que me ha pasado en Twitter, tú conoces a esta gente y tal …. – Y es cuando decido investigar por mi cuenta para saber de primera mano lo que hay de verdad sobre esta criptomoneda europea.

A mí me gustaba la idea de que una StartUp española creara desde España (donde todo son trabas y zancadillas) un proyecto de moneda virtual sentía que era un caso de emprendimiento muy importante o, al menos, hasta este momento nadie lo ha intentado.

Señores, decir que detrás de un proyecto tecnológico de criptomonedas con Blockchain de Ethereum, sumando tecnología IOTA Tagle es vender humo, es una obviedad como una montaña de grande, y no se está aportando nada al debate. Entre otras cosas porque el 98 % de los proyectos de Criptomonedas en el mundo fracasan. Porque todos los meses salen al mercado mundial multitud de proyectos de Blockchain y Criptomonedas que no llegan a buen puerto, porque hoy la excepción es conseguir capitalización para un proyecto de este tipo.

En España por desgracia, presentas un proyecto de la envergadura como del que estamos tratando a la Comisión del Mercado de Valores y te dicen: ¿por qué no se van ustedes a Suiza que allí hay regulación, o a Malta o a Irlanda? Pero no solo no hay regulación, sino que las zancadillas para que tu proyecto fracase se van sucediendo día tras día, según me ha contado el director comercial Rafael Cuadrado con el que he contactado; que intentar emprender y sacar la cabeza en ciertos sectores es toda una odisea.

Sigo hablando con expertos del sector que saben la realidad del día a día porque lo viven en su empresa y descubro que las criptomonedas pueden estar respaldadas o no con un “valor servicio” o “cubrir una necesidad a la sociedad” y, por tanto, aportan un valor tangible (el caso del Ethereum con la plataforma de Smart Contract), pero otras cuando no tienen este respaldo se les llama “criptomonedas especulativas” (el famoso bitcoin), por lo que estas monedas se basan en la confianza, y ésta se consigue por dos vías:

1. En virtud de la envergadura del proyecto y de quienes están detrás del mismo (dinero invertido, desarrolladores, partners etc etc).

2. Sobre todo por la aceptación que tenga la ICO (Initial Coin Offering), u Oferta Inicial de Inversión, que es en el momento trascendental en el que se encuentra Eurocoinpay y que sea capaz de cubrir las expectativas razonables de fondos para seguir con el proyecto.

Sigo investigando, ¿y qué es lo que me encuentro exactamente detrás del proyecto de Eurocoinpay para que ojalá sea uno de ese 2% de proyectos que salen adelante en todo el mundo?

Lo primero que miro es el respaldo o no de la moneda virtual y descubro que la idea es lanzar dos monedas, eurocoin token como moneda especulativa y una moneda refugio de valor garantizado 1 token = 1 euro eurocoin cash, con la idea de controlar los ciclos de alta volatilidad de las criptomonedas, como le ha pasado en el último año al Bitcoin que en el verano de 2017 rozó los 12.000 dólares y a las 13,00 horas del día 10 de octubre de 2018 equivale 1 Bitcoin a 5.647, 73 euros. Los expertos comentan que las últimas fluctuaciones de esta moneda las está ocasionando China que ha suspendido su cotización en el último semestre varias veces.

Lo gracioso del caso (esto lo dejo para los que saben), es que China es el minero del mundo, el 70% de las criptomonedas que existen se minan en empresas chinas. A groso modo, minar sería como “descubrir las monedas virtuales” con un complejo sistema de algoritmos y potentes ordenadores ya que no las crean por así decirlo, sino que las descubren. Se hace minería de criptomonedas para introducirlas al mercado vendiéndose por los propios mineros que se llevan su comisión.

Básicamente el que China sea el minero del mundo se corresponde con dos realidades que convergen, la primera es que la energía es muy barata y, en segundo lugar, los equipos informáticos también.

Entonces, Eurocoinpay se configura como un proyecto de “dos monedas virtuales”, una especulativa y otra refugio, ¿pero hay algún servicio detrás que respalde el proyecto y aporte valor?

Sigo leyendo, investigando e incluso hablo con responsables del proyecto y descubro que:

Se crea un Servicio de Tarjetas Regalo de los establecimientos más importantes del mercado español: ofrecen cambiar tus criptomonedas en Eurocoinpay por tarjetas regalo de: Corte Ingles, Zara, Carrefour, Solred, etc.

Respecto a la Tarjeta de débito Eurocoinpay que publicitan: se puede cargar tu tarjeta con criptomonedas en Eurocoinpay para hacer compras con dinero Fiat y retiros en cajeros.

Con respecto a la aplicación: Eurocoinpay, es una solución de pago segura y descentralizada, basada en la fusión de las tecnologías de Ethereum Blockchain (ERC20) y IOTA, fusión que permite realizar y recibir micro pagos en la moneda elegida, cripto o FIAT (Euro sin fluctuación), en tiempo real y sin costo de minería.

En cuanto a Eurocointoken: será una ficha Token especulativa en las plataformas de intercambio. La ficha EurocoinToken no da derechos ni garantías a sus adquirientes, ni se puede considerar un valor, Eurocoinpay tampoco garantiza un precio de mercado de la fichas, ya que este depende de la oferta y la demanda existente en el mismo.

Sobre EurocoinCash (disponible a principios de 2019): su valor fijo, 1ECH = 1 €, ofrece a los inversores y clientes la posibilidad de refugiarse en caso de una caída del mercado y protege cualquier transacción de las fluctuaciones de valor. Dado que su valor está garantizado por el dinero de Fiat, también proporciona soporte para la capitalización de la empresa.

Es decir, no solo hay monedas virtuales, hay servicios que hoy no presta nadie y que aportan un valor real al proyecto, un valor tangible.

Miro los Papers y veo un Dossier a mano que todo el mundo con pinchar en una pestaña de la web P. DECK se lo descarga, en el que explican paso a paso todo el proyecto, plazos de ejecución e inversión realizada, que si no me equivoco son 800.000 euros para constituir la Sociedad Anónima, y que cualquiera puede consultar en el Registro Mercantil que como saben es un registro público.

Miro el cumplimiento de la normativa sobre Protección de Datos y están al tanto de todo, por lo que deduzco que trabajan con algún servicio de asesoría sobre RGPD, dato éste que me confirman.

Sigo investigando y veo que la StartUp ha sido presentado al programa “Acelera de Cuatrecasas”, uno de los más importantes del ámbito del emprendimiento para empresas de base tecnológica.

Indago y descubro que además de presentar el proyecto a la Comisión del Mercado de Valores ha sido presentado en Bruselas para su visado y cumple con la normativa sobre blanqueo de capitales, con la regulación sobre fiscalidad y se ha dado de alta como empresa en Hacienda, y poco más puesto que en nuestro país este campo virtual no está regulado ni se les espera.

Y digo yo, ¿Por qué no os vais a Malta o a Suiza? Y que le den a España y sus insufribles y desagradables odiadores que no hacen más que poner zancadillas, pero sus proyectos brillan por su ausencia.

Sinceramente me encantaría que fuera un “pelotazo” como se dice en el argot de los tecnólogos porque como dice la publicidad, yo quiero ser un micro inversor, -total 50 €- no me sacan de pobre.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad