lawandtrends.com

LawAndTrends



A finales de 2016, el dueño de un restaurante creó un grupo de WhatsApp para coordinar una cena de Navidad con los trabajadores de una empresa. Haciendo una mala praxis de la app, este hombre metió números y contactos que no le habían dado permiso para ello, e incluso fue tan lejos como para amenazar a quienes se salían con cancelar su reserva al no quedarse en el grupo. Coacción pura y dura que terminó con el dueño del local demandado y con una sentencia judicial favorable al demandante. Y lo mismo ha pasado este año con un caso similar aunque más grave.



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad