Bussola Ruth Benito Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



El día 3 de marzo de 2016 tuvo lugar en la Cámara de Comercio de Avilés la Jornada Informativa sobre Prevención de Delitos en la Empresa impartida por los expertos en Compliance: Luis Suárez Mariño (director de Integra) y quien escribe estas líneas,  José Enrique Pérez Palaci (director de PROLEX), y que ha aglutinado a empresarios asturianos, los cuales han mostrado su interés por los programas de cumplimiento penal (Compliance), así como las modificaciones que ello supone para la organización de la empresa.

En dicha Jornada dividida en dos partes, en primer lugar, Luis Suárez ha ido desgranando con particularidad y detalle la legislación aplicable y ha desarrollado las distintas fases de los programas de cumplimiento penal, haciendo hincapié en estos programas con las exigencias que prevé el legislador, son los únicos medios que tiene la empresa para garantizar la exoneración de su responsabilidad penal en un proceso penal por delitos de sus representantes, directivos o de aquéllos que estén bajo su  autoridad, siempre que los mismos hayan redundado en beneficio directo o indirecto de la empresa.

Uno de los puntos tratados por Luis fue la relación entre la Compliance y la ética empresarial, de modo que la implantación de los programas de cumplimento penal no deberían limitarse al análisis de los riesgos penales de la empresa, sino ir más allá diseñando un código ético que debe ser conocido por todos los miembros de la organización, desde los directivos a los trabajadores de a pie, y que debe recoger los principios y pautas de conducta de todos los empleados, independientemente del nivel jerárquico, e incluso ser exigible a los proveedores, subcontratistas, etc., que lo deberán observar, conocer y cumplir, como garantía de compromiso con los valores de la empresa.

En segundo lugar,  intervine para poner de relieve ha puesto en relieve las novedades que para la organización de la empresa implica la introducción en su gestión de programas de Compliance penal, que exigen "nuevos" modos de hacer en la empresa, la introducción de códigos éticos, medidas de control de los riesgos penales, sistemas de gestión de los recursos financieros adecuados, la nueva figura del Compliance Officer, que pasa a ser un elemento clave de la buena organización, no sólo por sus funciones, sino por sus responsabilidades.

Por otro lado, en esta exposición mía, participaron los asistentes preguntándoles no sólo sobre las actividades que realizan, sino cuáles eran, para ellos, las razones y motivos para implantar dentro de sus empresas la Compliance, dejando claro que uno de los principales motivos es el conocer no sólo los riesgos penales en que puedan incurrir, sino la capacidad de reacción ante la denuncia por parte de alguno de los empleados de la comisión de delitos en el interno de la organización, y cómo gestionar el canal de denuncias, sin que se vea al "denunciante" como un "chivato", dicha pregunta quedó ampliamente respondida en el sentido de que, en primer lugar, debe incentivarse la participación activa de los empleados en el desarrollo y ejecución de la Compliance; y en segundo lugar, implantar la mentalidad en la empresa de que el que denuncia no lo hace en perjuicio de otro empleado, sino en beneficio de todos los empleados y de la organización, y es que las consecuencias de la comisión de un delito pueden ser desde la multa a la empresa, a la disolución de la misma, por lo que queda en juego el futuro mercantil y laboral no sólo de la organización, sino el de los propios empleados, ante una multa elevada o la disolución de la persona jurídica.

Por otra parte, cabe decir que la Compliance no es un "impuesto revolucionario" como fue definido, al inicio de la Jornada, por uno de los asistentes, sino que la continuidad en la ejecución que implican las auditorías periódicas, las acciones preventivas, las acciones preventivas y la formación a los empleados, redunda en el control de las actividades que presta la empresa, y en el autoconocimento de la Dirección de cuáles son los departamento o las actividades, lo cual incide en beneficio de la empresa a través de una reducción de costes, al reducir los riesgos de comisión de delitos, y fortaleciendo y reforzando la imagen interna y externa de la misma, al mismo tiempo que le da un valor añadido, nuevas oportunidades, mentalidad de equipo, e incluso ampliando la cartera de clientes (recordemos que hoy la ISO 9001, 9002, etc. son claves para contratar con las Administraciones públicas, y en el futuro cercano lo será la ISO 19600), todo lo cual comporta un posicionamiento en el mercado, tanto para la mediana como para la pequeña empresa, teniendo en cuenta los condicionantes intrínsecos a la misma.

Quedó, por tanto, claro para los asistentes que la Compliance es una herramienta al servicio de la empresa para detectar y gestionar los riesgos penales a los que la misma se enfrenta, que para su éxito exige el compromiso de la dirección y un compromiso ético de todos los implicados en la organización como elemento clave del diseño, desarrollo, implantanción, control y mejora del sistema que comporta la Compliance.

Tras la exposición se abrió un debate entre los asistentes interesados en los particulares de la  implantación de un programa de compliance en las empresas, y en cómo puede ayudar el mismo a  gestionar, entre otros, el riesgo penal de las mismas, así como si el mismo es compatible con otros sistemas de gestión, como son las ISO 9001 y 9002, reafirmando los ponentes en que ambas formas de gestión no sólo son compatibles, sino necesarias para el buen fin de la marcha de la empresa, al mismo tiempo que su exigibilidad va en aumento por las propias exigencias de las empresas y de la propia sociedad, y ello por los asuntos de corrupción y malas prácticas empresariales que lindan o sobrepasan la línea de la ilegalidad.




Comentarios

  1. Carmen Rodríguez Rosario

    Enhorabuena a los ponentes. Una jornada muy didáctica y que me sirvió para reflexionar acerca de la importancia de implementar la Compliance en las empresas que aspiran a ser competitivas y a su vez comprometidas con los principios éticos esencia de la Compliance. Los ejemplos que expusieron los ponentes acerca de los riesgos de incurrir en responsabilidades penales por parte de las empresas, me parecieron especialmente clarificadores.

  2. Manuel Montesdeoca de la Fuente

    Muy buena crónica y muy acertadas las conclusiones de los ponentes en el referido acto. Es importante que los empresarios y ejecutivos de empresas comprendan que los programas de cumplimiento normativo no son sólo una herramienta que previene el delito empresarial, del que ahora puede ser responsable la propia persona jurídica, sino que también constituye una ayuda muy valiosa para optimizar las empresas. Enhorabuena por el artículo y saludos cordiales.

Ver comentarios anteriores

Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad