Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurídicos

LawAndTrends



Las operaciones de fusión y adquisición de empresas (M&A por sus siglas en inglés) mueven todos los años miles de millones de Euros. Se trata de decisiones estratégicas que no están, ni mucho menos, exentas de riesgo y que por lo mismo no siempre alcanzan el resultado y los beneficios económicos previstos. Tanto si se trata de la adquisición de una pequeña empresa, como si se refiere a una gran operación, existen determinadas pautas que no conviene olvidar porque pueden suponer el éxito o la ruina del negocio.

Estos son algunos de los grandes errores a no cometer:

1.Entrar en un sector sin conocer cómo funciona: es necesario tener muy clara la política de adquisiciones y los objetivos que se pretenden conseguir. Si esta premisa no se cumple, la empresa compradora perderá el foco con otro tipo de objetivos, propuestas y ofertas que le harán, casi con toda seguridad, tomar decisiones equivocadas, con la consiguiente pérdida de valor de la compañía o grupo.

2.Hacer una valoración subjetiva de la empresa: para no caer en una sobrevaloración de la compañía que se pretende adquirir, conviene acudir a un profesional independiente para que calcule su valor objetivo. Con esto, el comprador podrá acudir a las fuentes de financiación y demostrarles que no va a pagar más de lo que vale la compañía.

3.No tener asesoramiento legal: es necesario acudir a un asesor legal experto en fusiones y adquisiciones que permita limitar riesgos, asegurando el éxito de la operación.

4.Negociar rápidamente: Las partes involucradas en una operación de fusión o adquisición frecuentemente firman lo que se llama la “letter of intent” (carta de intenciones), que deberá reflejar la voluntad de compra de títulos o activos, el precio de dicha compra y la forma de pago. Este documento permite ganar tiempo para dar el resto de pasos correctamente.

5.Demorar las diligencias debidas: en especial, se debe evitar demorar la realización de la auditoría completa de la compañía que se quiere adquirir y que deberá ser llevada a cabo por un equipo de asesores legales, fiscales y contables.

6.Dedicación exclusiva a la operación: la alta dirección de la compañía compradora deberá delegar en varios representantes para que se ocupen de la negociación y no estar volcados en el día a día de la operación, desatendiendo otras necesidades de su empresa.

7.No realizar un seguimiento de los asesores: éstos suelen negociar en nombre del comprador, por lo que se recomienda ejercer cierto control con el fin de evitar negociaciones ‘paralelas’ con el vendedor.

8.Confiar en la otra parte: es necesario asegurarse de las intenciones y de la honestidad de la parte con la que se negocia sin presumirla antes de haberla acreditado.

9.Evitar no estar localizable cuando surjan problemas: es importante que los directivos de las empresas que forman parte de la operación se encuentren disponibles para aclarar cualquier detalle de la operación, tanto antes como después de su elaboración y antes de que se haya consumado la transacción.

10.No asegurarse de que el vendedor hará frente a sus obligaciones: el comprador deberá averiguar si hay terceras partes que puedan interferir en la operación (por ejemplo, compañías de seguros, administraciones públicas, etc.). Con el fin de asegurarse de que el vendedor cumple con lo pactado, conviene retener parte del pago hasta que todas las obligaciones a las que se ha comprometido hayan sido satisfechas.

11.Dar por concluida la operación antes de la firma definitiva: esto suele ser bastante común. Cualquier detalle puede provocar que no se firme una operación y por ello es importante no comprometernos con terceros hasta tener la operación verdaderamente cerrada.

12.No informar a clientes, empleados y proveedores de la operación: ante un cambio de propiedad de la compañía es necesario informar a las partes que componen la organización. Es la mejor forma, apuntan los expertos, de tranquilizarles ante los cambios que se avecinan.

Estos serían algunos de los errores más comunes que suelen cometer en el ámbito de las fusiones y adquisiciones. La mejor forma de evitarlos es dejarse asesorar por profesionales especializados en este tipo de operaciones, que pueden ahorrar mucho tiempo y, sobre todo, dinero, a las empresas involucradas. 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad