marketingnize Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



Si quieres conocer qué es y como funciona la mediación de una forma sencilla y amena, lee "historias cotidianas de mediación" y descubrirás las ventajas que la mediación puede aportar a la solución de nuestros conflictos a través de la historia de Montse y su familia. 

Joan y su mujer Montse viven en Barcelona. Joan tiene 57 años y es propietario de un taller de venta y reparación de vehículos. Montse, tiene 55 años y trabaja de administrativa en una empresa de artes gráficas.

Joan hace dos meses que está preocupado porque uno de sus mejores clientes se niega a pagar la totalidad de su factura de reparación y lo hace, además, poniendo en duda su buen hacer y profesionalidad, lo que ha irritado muchísimo a Joan hasta el punto que aunque Jordi, su cliente desde hace años, ha intentado contactar con él para hablar del asunto, Joan se ha negado en rotundo porque está tan ofendido que ha decidido pasar el asunto directamente a su abogado para que presente demanda.

Por su parte, Montse está pensativa porque hace meses que intuye que su empresa ha puesto en marcha un plan de restructuración de plantilla y cree que en cualquier momento, por su edad, va a recibir una carta de despido. Aunque lo que Montse desconoce es que la dirección de la empresa, en realidad, ha decidido apostar antes por otras soluciones menos traumáticas para sus trabajadores.

Lo cierto es que lo que realmente tiene impactada y bloqueada a Montse es el hecho de que su hijo mayor Pere le ha anunciado que se va a divorciar de su mujer Alicia, la madre de su único y adorado nieto de 3 añitos de edad. Pere y Alicia han explicado a Montse que han decidido acudir a un procedimiento de mediación para decidir sus propios acuerdos de divorcio y que, por tanto, piensan resolver su presente y futura situación familiar con la ayuda de un mediador, en un marco de absoluto respeto y diálogo por el bien de su pequeño Pol.

Así que Montse, al saberlo, se ha quedado algo más tranquila y ha empezado a curiosear e informarse más a fondo sobre qué es y como funciona la mediación, llegando, tras sus primeras pesquisas, a una esperanzadora primera conclusión: tanto el problema que preocupa a su marido Joan del cobro de la factura y relación con su cliente, como el que le preocupa a ella de su situación laboral en la empresa podrían resolverse perfectamente acudiendo a un procedimiento de mediación como ha hecho su hijo Pere en su divorcio.

Y sin duda, Montse está en lo cierto. Muchas de las situaciones, problemas y conflictos que se nos presentan en nuestro día a día, tanto familiares, laborales, empresariales, o de cualquier otra índole, podrían ser resueltos en muchas ocasiones, si nos decantamos por el diálogo y la comunicación positiva, por la vía de la mediación.

Montse está decidida a hablar con su marido Joan para convencerlo, antes de que llame a su abogado, para que consulte con un mediador; y ete aquí que buscando por internet ha encontrado un despacho de mediación cuyo eslogan le ha llamado especialmente la atención, “El poder de las buenas relaciones” de Openup Barcelona.

Montse acaba de tener una corazonada. Está segura que Openup Barcelona es la ayuda que su marido necesita para resolver el problema con su cliente así que, sin dudarlo, mañana se pondrá manos a la obra.   

CAPITULO 2.-  Mediación en la mesa del desayuno.

Hoy Montse ha madrugado dispuesta a preparar un gran desayuno y café bien fuerte para su marido pues sabe que no ha dormido bien esta noche. De hecho, Joan duerme intranquilo desde que empezó el problema con su cliente Jordi, así que Montse se ha levantado decidida a poner sobre la mesa del desayuno el tema de la mediación.

Justo cuando está sirviendo el café en la taza de Joan, éste se le acerca por detrás, dándole su acostumbrado beso de buenos días y tras beber un sorbo de su taza de café le dice:

- Esta noche llegaré más tarde a casa que tengo visita con el abogado.

- ¿Vas por el tema de la factura de tu cliente Jordi, verdad?

- Si.

- Cariño, ¿por qué no hablas con él? Además de muy buen cliente, tenéis una relación de amistad de hace años. Es una lástima que…

Antes de que Montse terminara su frase, Joan se levantó y dijo en un tono algo altivo:

- No tengo nada que hablar con él. No sólo no me paga, sino que, además, ha puesto en duda mi trabajo y profesionalidad ante todos mis trabajadores.

Montse, ante la brusquedad de Joan, en gesto de suma empatía, comprensión y afecto hacia su esposo, le acarició la cara mientras le decía:

- Entiendo que estés dolido, cariño.

Tras un relajante silencio cómplice entre los dos, Montse reanudó la conversación llevándola a su terreno:

- Cariño, ¿Has oído hablar de la mediación? Ya sabes, el método por el que nos comentó Pere que van a resolver su divorcio.

- Algo he oído hablar.

- ¿Sabes cariño? Yo a raíz del divorcio de Pere me he informado ycreo que la mediación iría también muy bien para solucionar tu problema con Jordi, tu cliente.

Aunque Montse se percató inmediatamente del hecho de que su marido se tensó por unos momentos al oír el nombre de su cliente, decidió no perder su oportunidad y continuar con la conversación:

- Resulta que en la mediación, las partes que tienen un problema, como tú y tu cliente Jordi, por ejemplo, son ayudadas por un mediador, que es un profesional imparcial y neutral, para que dialoguen y puedan llegar a un acuerdo. Y fíjate que no decide un juez Joan, sino que son las partes las que deciden cómo y de que manera quieren resolver su problema y lo hacen fuera de un juzgado. ¿No te parece mucho mejor? Además es voluntaria, así que no pasa nada si lo intentas y luego decides no seguir y recurrir a tu abogado. ¡¡ Ahh!! Y que sepas, ya que tú eres un firme defensor de la discreción, que todo lo que se habla en mediación es confidencial, como a ti te gusta.

Montse decidió acabar aquella conversación con una frase que sabía tocaría la fibra sensible de Joan:

- Definitivamente, estoy muy orgullosa de que nuestro hijo haya decidido acudir a una profesional de la mediación familiar para solucionar su divorcio.

- ¡Un divorcio no es lo mismo que el cobro de una factura Montse!; le espetó su marido.

- Pero el problema real con tu cliente Jordi no es el impago de la factura. A mi no me puedes engañar, cariño. Tú estás dolido porque en el fondo, después de tantos años como cliente, aprecias a Jordi y te ha cuestionado profesionalmente.

Joan agachó la cabeza en lo que Montse interpretó acertadamente como un claro gesto de asentimiento que rápidamente aprovechó para rematar su conversación:

- Dime que lo pensarás al menos. Sabes que si Jordi recibe una demanda lo perderás para siempre como cliente y también la relación personal que teníais. Con la mediación quizás podrías evitarlo. Además, ¿qué pierdes con intentarlo?

Joan ya estaba en la puerta cuando Montse pronunció aquella última frase pero ella estaba convencida, conocía muy bien a su marido, que aquella conversación iba a surtir efecto a favor de la mediación, y si no, tiempo al tiempo.




Comentarios

  1. washington

    buen día, Quiero compartir con usted cómo obtuve mi préstamo de las finanzas de Washington a una tasa del 3% en 48 horas sin estrés, si está buscando una compañía de préstamos confiable, le aconsejo que se comunique con las finanzas de Washington directamente a través de (Washingtonfinance511 @ gmail.com)

  2. washington

    buen día, Quiero compartir con usted cómo obtuve mi préstamo de las finanzas de Washington a una tasa del 3% en 48 horas sin estrés, si está buscando una compañía de préstamos confiable, le aconsejo que se comunique con las finanzas de Washington directamente a través de (Washingtonfinance511 @ gmail.com)

Ver comentarios anteriores

Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad