lawandtrends.com

LawAndTrends



 

En la Edad Media todo era más sencillo. Prestar dinero era pecado. Así de claro. No importa que el interés pactada fuera grande o pequeño, inexistente o rayando la usura. Prestamista y prestatario iban directamente al infierno. Cuántos pleitos ahorrados ¿verdad? Pero ¡ay! llegaron las Cruzadas, los grandes viajes a oriente, y, finalmente, los años del descubrimiento del Nuevo Mundo y los Reyes precisaban dineros para sus proyectos de poder, y claro, como cristianos y musulmanes tenían ese absurdo concepto, afortunadamente ya obsoleto (Santo Tomás de Aquino justificaba la existencia de los préstamos con un interés de justicia) , sólo quedaban los judíos para ejercer el arte del préstamo, seguramente con consecuencias sociales nefastas para ellos, que se fueron alimentando a lo largo de los siglos.



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad