lawandtrends.com

LawAndTrends



Cuando un deudor fallece, no desaparecen las deudas que éste hubiera contraído en vida; tales deudas habrán de satisfacerse a los acreedores con los activos existentes en el patrimonio hereditario. Si los activos de la herencia son mayores que las deudas, el trámite sucesorio continuará su curso; no obstante y cuando la herencia aún no ha sido aceptada, pudiera suceder que el caudal hereditario no tuviera –o no pudiera generar- bienes suficientes para cubrir las obligaciones de la herencia. En este supuesto aparece una herencia “insolvente”, aunque todavía no hubiera sido aceptada y aunque dicho ente no goce de personalidad jurídica. Por tanto, la herencia yacente puede ser declarada en concurso de acreedores, según las normas generales del Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo –Texto Refundido- (en adelante, LCon).



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad