lawandtrends.com

LawAndTrends



7.- Decisiones de impulso procesal.

En un recurso contencioso-administrativo se pueden adoptar diferentes decisiones de impulso procesal de singular calado. Así la acumulación en un solo recurso de pretensiones dirigidas contra diferentes actos administrativos, la ampliación del recurso a otros actos o la tramitación de un pleito testigo[1]. Son sin duda medidas agilizadoras de la oficina judicial, pero, en la realidad, suponen un conflicto procesal de suma cero. Para la parte actora, la primera razón debe ser siempre económica, pues la tramitación acumulada debe traducirse, necesariamente en una adecuación proporcional de la minuta letrada. En segundo lugar, se busca evitar pronunciamientos jurisdiccionales contradictorios y en tercer lugar la intención debe ser una tramitación más acelerada de los procesos que se sustancien. Para la oficina judicial la cuestión se presenta mucho más neutra, pues no supone un incremento sustancial de la carga de trabajo, salvo supuestos de varios cientos de actos administrativos impugnados. Sin embargo, para el juez o magistrado, el planteamiento de estos incidentes procesales, de estas decisiones de impulso, implican consecuencias muy variadas. Para empezar, una acumulación numerosa de pretensiones dirigidas contra diferentes actos administrativos puede convertir la cuestión litigiosa en inabordable, o en difícilmente manejable. Contrariamente, la existencia de pleitos separados respecto de actos administrativos muy directamente conectados, no sólo incrementa el riesgo de pronunciamientos contradictorios sino que puede llegar a dificultar la ejecución posterior de cada uno de ellos.



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad