Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jur韉icos

LawAndTrends


Esta semana hemos conocido que la Comisión Europea trabaja en una nueva directiva para crear una base común del Impuesto de Sociedades para el conjunto de los 28 países miembro que forman la Unión Europea. En este artículo resumimos los diez datos fundamentales sobre este proyecto.


1. El objetivo es evitar que grandes empresas y multinacionales se beneficien la ingeniería fiscal y de determinados vacíos legales entre las distintas legislaciones nacionales, para impedir que no solo se libren de pagar el impuesto en muchas ocasiones, sino que se desgraven un mismo concepto en dos países distintos. Se pretende suprimir la competencia desleal entre las distintas haciendas nacionales, fomentando una mayor transparencia europea en fiscalidad.

2. El objetivo no es crear un tipo único compartido por los 28 Estados miembro, sino fijar unas reglas comunes para todos ellos: igualar las tasas de depreciación o que los mismos activos puedan deducirse en todos los países.

3. La directiva sería de obligado cumplimiento para empresas con facturación mayor de 750 millones de euros.

4. Según datos de la Comisión, la inversión se verá incrementada más de un 3% con el desarrollo de estos criterios comunes para calcular la base imponible, permitiendo que la creación de una nueva filial en otro Estado miembro le cueste a cualquier gran compañía 2/3 menos. 

5. Los Estados miembros podrán seguir definiendo el tipo de gravamen.

6. Por otro lado, la propuesta de la CE augura un crecimiento del empleo de un 0,4%.

7. La Comisión Europea ya intentó en 2001 y en 2011 un plan de acción de estas características que fue rechazado por ocho parlamentarios. No hay que olvidar que para la puesta en marcha de esta normativa necesita de la aprobación de todos los parlamentarios. Debido al fracaso de los proyectos anteriores, la Comisión ha optado por rebajar sus ambiciones y dividir el proyecto en dos fases que se aplicarían gradualmente.

8. La fecha de aplicación de la primera fase de esta nueva norma sería 2020. El objetivo de esta primera fase consiste en armonizar la base imponible del impuesto sobre sociedades, para que se calcule con arreglo a los mismos parámetros en todos los países de la UE.

9. La segunda fase implica el cálculo de base imponible por parte de cada empresa –tras la suma de beneficios y pérdidas- que será dividida entre todos los países donde opere la entidad mercantil, para conocer la base  imponible sometida a imposición en cada uno de los países.

10. El dossier señala que la fórmula de reparto de todo lo recaudado a través de este impuesto será un índice creado a partir de criterios como mano de obra, ventas o activos de las compañías. También se prevé una rebaja de la fiscalidad para pequeñas empresas y las start-up que inviertan en innovación.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los t茅rminos legales y la pol铆tica de privacidad