Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends


  • La Comisión Europea ha publicado el informe final de su investigación sectorial sobre los mecanismos de capacidad. En él se señala que los Estados miembros deben evaluar mejor la necesidad de utilizar dichos mecanismos y se ofrecen orientaciones para que su diseño garantice la seguridad del suministro al mismo tiempo que minimiza las distorsiones a la competencia.

Según ha concluido el informe, en muchas ocasiones los Estados miembros no han evaluado correctamente la necesidad de un mecanismo de capacidad antes de recurrir a él. Además, muchos Estados tienen aún pendiente la aplicación de reformas del mercado que son imprescindibles para cumplir con la seguridad del suministro. En la medida en que sea necesario recurrir a un mecanismo de capacidad, el informe proporciona orientaciones prácticas a los Estados miembros sobre los tipos de mecanismo más adecuados para resolver el problema identificado en cada caso.

La investigación sectorial sobre los mecanismos de capacidad ha servido como información complementaria al Paquete para una energía limpia para todos los europeos que la Comisión ha presentado hoy, con objeto de crear en la Unión Europea unos mercados eléctricos modernos, que funcionen mejor y que estén más integrados.

La comisaria Margrethe Vestager ha declarado: «Los mecanismos de capacidad tienen que ajustarse al problema que exista en el mercado y estar abiertos a todas las tecnologías y a operadores de otros países de la UE. No han de constituirse en subvenciones encubiertas para una tecnología en concreto, como los combustibles fósiles, o tener un precio excesivo para los consumidores de electricidad. El informe de la investigación sectorial va a ayudar a la Comisión y a los Estados miembros a utilizar mecanismos de capacidad mejor enfocados, y solo cuando exista una verdadera necesidad de recurrir a ellos.

En cualquier caso, incluso si los mecanismos de capacidad están correctamente diseñados, no pueden sustituir a las necesarias reformas del mercado eléctrico. Es por ello que la investigación sectorial complementa al importante Paquete para una energía limpia para todos los europeos presentado por la Comisión con objeto de que los mercados eléctricos europeos funcionen mejor y estén más integrados.»

Las principales conclusiones del informe son las siguientes:

Los mecanismos de capacidad deben ir acompañados de reformas del mercado adecuadas

Aunque por lo general existe sobrecapacidad en los mercados eléctricos europeos y los apagones son extremadamente inusuales, muchos Estados miembros están preocupados por una posible falta de capacidad de generación energética en el futuro, que no llegue a cubrir la demanda de electricidad. Algunos de ellos han decidido, en consecuencia, hacer uso de mecanismos de capacidad que compensan a los generadores de energía y otros proveedores de capacidad a cambio de su disponibilidad en caso necesario. La Comisión ha identificado un total de 35 mecanismos de capacidad previos, actuales o previstos en los once Estados miembros respecto de los que se ha llevado a cabo la investigación sectorial (concretamente Alemania, Bélgica, Croacia, Dinamarca, España, Francia, Irlanda, Italia, Polonia, Portugal y Suecia).

La investigación ha puesto de manifiesto que, en muchos Estados miembros, los defectos del mercado y de su marco normativo evitan que se puedan extraer de los precios los indicios necesarios para mantener los niveles adecuados de seguridad del suministro. Muchos de estos problemas pueden eliminarse aplicando las reformas del mercado que propone el Paquete para una energía limpia para todos los europeos. Estas incluyen eliminar los límites mínimos en el precio de la electricidad, permitir la respuesta a la demanda en el mercado y ajustar las zonas de oferta a la congestión de la red. Sin embargo, la mayor parte de los Estados miembros aún tiene pendientes de aplicación las reformas adecuadas del mercado, que reduzcan o incluso eliminen la necesidad de un mecanismo de capacidad nacional.

Por lo tanto, cuando los Estados miembros prevean utilizar mecanismos de capacidad, la Comisión les obligará a aplicar con carácter previo las necesarias reformas en el mercado.

La necesidad de un mecanismo de capacidad debe estar demostrada

Según la investigación, muchos de los mecanismos de capacidad puestos en práctica en Europa no estaban diseñados para resolver un problema de seguridad del suministro claramente identificado. Los análisis de los Estados miembros sobre la seguridad del suministro no han sido lo suficientemente profundos y no han estado siempre basados en un objetivo de seguridad del suministro económicamente justificable. Por lo tanto, la Comisión exige que la necesidad de un mecanismo de capacidad se fundamente en una evaluación minuciosa de la adecuación de la generación de energía. El Paquete para una energía limpia para todos los europeos propone una evaluación de la adecuación de recursos a escala europea, que proporcionará una base cada vez más fiable para determinar la necesidad real de mecanismos de capacidad.

Los mecanismos de capacidad deben adecuarse a su finalidad y abrirse a todos los proveedores de capacidad

La investigación ha puesto de manifiesto que el diseño de la mayor parte de los mecanismos de capacidad podría mejorarse considerablemente.

En primer lugar, el mecanismo elegido ha de ajustarse al problema identificado. Por un lado, para los problemas de adecuación a largo plazo un mecanismo que abarque el conjunto del mercado es probablemente lo más apropiado. Por otro lado, los problemas de adecuación temporales pueden abordarse mejor a través de medidas transitorias como una reserva estratégica. Las reservas estratégicas mantienen una cierta capacidad fuera del mercado para operar con ella solamente en casos de emergencia. Si el problema de adecuación de la generación se constriñe a una zona delimitada, las mejoras en las conexiones de red y la definición de límites geográficos más apropiados entre las zonas de oferta serán probablemente más apropiadas para resolver los problemas de adecuación subyacentes.

Los llamados «sistemas de interrumpibilidad» pagan a los consumidores de electricidad a cambio de una reducción de su demanda de energía en momentos en que la oferta es escasa. La investigación ha llegado a la conclusión de que dichos sistemas pueden ser apropiados para flexibilizar la demanda a largo plazo, pero no deben suponer al mismo tiempo una subvención para los usuarios con elevado consumo energético.

En segundo lugar, el precio que se pague por la capacidad debe determinarse en un proceso competitivo. La investigación ha confirmado que los precios fijados en procedimientos administrativos no son los adecuados, debido al riesgo de compensar excesivamente a los beneficiarios o de no cumplir el objetivo de la seguridad del suministro. Los procesos competitivos de fijación de precios, junto con unos criterios abiertos de elegibilidad que permitan la participación de todos los potenciales proveedores de capacidad, garantizan que se pague el precio más bajo posible por la capacidad. Esto es importante para que los precios de la electricidad para el consumidor se mantengan en niveles bajos.

En tercer lugar, los mecanismos de capacidad deberían abrirse también a los proveedores de otros Estados miembros. Esto incentivará la inversión en interconectores y en generación de capacidad en otros Estados miembros, y reducirá los costes del sistema.

Próximos pasos

Dado que la investigación ha puesto de manifiesto que algunos de los mecanismos de capacidad actuales tienen grandes carencias, la Comisión va a trabajar con los Estados miembros para hacer que esos sistemas vayan en consonancia con las normas sobre ayudas de Estado. Además, cualquier nuevo plan de los Estados miembros para introducir mecanismos de capacidad será evaluado en consonancia con las conclusiones extraídas de la investigación sectorial.

Antecedentes

Véase la ficha informativa sobre el informe final de la investigación sectorial y el sitio web de la investigación sectorial.

En abril de 2015 la Comisión abrió una investigación sectorial sobre las ayudas económicas que los Estados miembros de la UE conceden a los productores y consumidores de electricidad con el fin de garantizar la seguridad del suministro de electricidad (mecanismos de capacidad), debido a su preocupación por que esos mecanismos favorecieran indebidamente a algunos productores o tecnologías en concreto y obstaculizaran el comercio transfronterizo de electricidad, quebrantando así las normas sobre ayudas de Estado vigentes en la Unión.

Para evaluar esas preocupaciones, durante el pasado año la Comisión recopiló información, procedente de agentes del mercado y de organismos públicos, acerca de los mecanismos de capacidad existentes y previstos en once Estados miembros. En abril de 2016, la Comisión publicó un informe provisional e invitó al público a enviarle sus comentarios.

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad