Bussola Ruth Benito Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends


La fotografía tomada en 2011, sigue con una demanda en Estados Unidos hecha por People for the Ethical Treatment of Animals (Peta). El fotógrafo inglés que reclama la autoría, sin embargo, está en la ruina e incluso piensa trabajar paseando perros, para sobrevivir.

 
  Caters News Agency

Un tribunal de apelaciones de Estados Unidos ha debatido si un mono puede o no ser propietario de los derechos de autor de una selfie, mientras que el fotógrafo cuya cámara fotográfica capturó la famosa imagen, vio una transmisión en directo del juicio desde su casa en el Reino Unido, según publicó el diario The Guardian.

David Slater no podía permitirse el pasaje aéreo a San Francisco para asistir a la audiencia el miércoles. Tampoco puede permitirse el lujo de reemplazar su equipo de cámara roto, o pagar al abogado que lo ha estado defendiendo desde que el macaco negro lo demandó en 2015.

La historia de la selfie del mono comenzó en 2011, cuando Slater viajó a Sulawesi, Indonesia, y pasó varios días fotografíando a una tropa de macacos. Slater ha sostenido desde hace mucho tiempo que las selfies eran el resultado de su ingenio en persuadir a los monos en presionar el obturador mientras éste miraba en el lente, después de que luchó para conseguir que mantuvieran sus ojos abiertos para un primer plano de gran angular.

“No fue un comportamiento fortuito de los monos”, dijo. “Se requiere mucho conocimiento, mucha perseverancia, sudor y angustia, y todo eso”.

Las fotografías se hicieron populares, y Slater dijo que ganó unos cuantos miles de libras, suficiente para cubrir el costo del viaje a Indonesia. Pero las imágenes se convirtieron en el tema de una complicada disputa legal en 2014, cuando Slater pidió al blog Techdirt y Wikipedia que dejara de usarlas sin permiso.

Los sitios web se negaron, y Wikipedia afirmó que la fotografía no tenía derechos de autor, porque el mono era el creador real de la imagen. Posteriormente, la US Copyright Office determinó que los animales no pueden poseer derechos de autor.

“Cada fotógrafo sueña con una fotografía como esta”, dijo Slater de la imagen del primate sonriendo con dientes a la cámara. “Si todo el mundo me diera una libra por cada vez que usaban (la fotografía), probablemente tendría 40 millones de libras en mi bolsillo. Los ingresos de estas fotografías deberían tenerme cómodo ahora, y no lo estoy”.

Ganarse la vida como freelance es difícil para cualquier fotógrafo, pero para Slater, la estabilidad económica fue una vez estuvo a su alcance. En cambio, está luchando por sobrevivir. “Estoy tratando de convertirme en un entrenador de tenis”, dijo Slater por teléfono el miércoles desde su casa en Chepstow, Gales. “Incluso estoy pensando en sacar a pasear a perros. No hago dinero suficiente para pagar el impuesto sobre la renta”.

Slater se ha visto envuelto en varias disputas legales sobre la naturaleza de la autoría de la foto. En 2015, People for the Ethical Treatment of Animals (Peta) archivó una demanda contra Slater en nombre del macaco, que identificó como un varón de seis años llamado Naruto, demandando que el animal era el dueño legítimo de los derechos de autor. Un juez falló contra Peta en 2016, diciendo que los animales no estaban cubiertos por la Ley de Derecho de Autor. Peta recurrió al Noveno Tribunal de Apelaciones, que escuchó los argumentos orales el miércoles.

Entre los puntos de discusión estaban los siguientes: si Peta tiene una relación lo suficientemente cercana a Naruto para representarlo en la corte, si tiene el poder de proporcionar una notificación por escrito de una demanda por derechos de autor de una comunidad de macacos, y si Naruto es realmente perjudicado por no ser reconocido como el poseedor de los derechos de autor.

“Para el macaco no hay manera de adquirir o juntar dinero. No hay pérdida en cuanto a la reputación. Ni siquiera hay ninguna alegación de que el derecho de autor podría haber beneficiado a Naruto de alguna manera”, dijo el juez N Randy Smith. “¿Qué beneficios financieros le son aplicables? No hay nada.”

En un momento dado, el juez Carlos Bea consideró la cuestión de cómo los derechos de autor pasan a los herederos de un autor.

“En el mundo de Naruto, ¿hay legitimidad e ilegitimidad?”, Preguntó Bea. “¿Los hijos de Naruto son ‘hijos’, según lo define el estatuto?”

Para Slater, fue una línea dolorosamente irónica que salió a la luz de sus preocupaciones por su propia hija de siete años y su creencia de que el derecho de autor es suyo. “No puedo permitirme tener un auto. No hay un equipo de cámaras para heredar si muero mañana”, dijo. “Ella debería heredar esto (los derechos de autor), pero no vale nada”.

El abogado del editor de Slater, quien también está acusado, planteó la cuestión de que si Peta ha identificado el mono adecuado. Algo que Slater disputa: “Yo sé de hecho que (el mono en la fotografía) es una mujer y tiene la edad equivocada”, dijo. “Estoy desconcertado ante el sistema judicial estadounidense. Seguramente importa que el mono correcto me esté demandando”.

El único consuelo para Slater es que él cree que su fotografía ha ayudado a salvar al macaco negro con cresta de la extinción.

“Estos animales estaban en el camino de desaparecer y debido a una fotografía, es de esperar que se cree suficiente ecoturismo para hacer que los lugareños se den cuenta de que hay una buena razón para mantener a estos monos con vida”, dijo Slater. “La foto contribuyó a salvar a la especie. Esa fue la intención original”.

*Esta nota es una traducción de un artículo publicado por el periódico The Guardian, titulado
“Monkey selfie photographer says he’s broke: ‘I’m thinking of dog walking'”. Para leer el original, leer aquí.

Reproducción autorizada por Idealex.press  Ver artículo original




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad