Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



Fragata Bas de Lezo - imagen: ministerio de defensa

  •  España aún no ha realizado ninguna evaluación exhaustiva de los riesgos de corrupción en el ejército.
  • El Índice Anticorrupción en Defensa y Seguridad elaborado por Transparencia Internacional (TI) establece que España se encuentra dentro de la categoría moderada de riesgos de corrupción en el sector y las instituciones de defensa y seguridad. 

Este informe evalúa los riesgos de corrupción en los ámbitos políticos, financieros, de personal, de operaciones y de adquisiciones en las Administraciones militares de los miembros de la OTAN y países socios. Los más altos riesgos de corrupción en este país se detectan en el área de Operaciones.  Desde esta entidad se pide mayor protagonismo al Parlamento en cuanto a la Directiva Nacional de Defensa. También son necesarios cambios en la Directiva para el Plan Militar y el Concepto de Estrategia Militar, la cual no han sido renovada desde 2009. 

También el citado informe deja claro que España aún no ha realizado ninguna evaluación exhaustiva de los riesgos de corrupción en el ejército. Transparencia Internacional España asume que la transparencia es un importante objetivo de la sociedad actual, y que está inherentemente unida al derecho a saber de los ciudadanos, que exigen de forma creciente estar suficientemente informados y tener un mayor grado de participación en las decisiones que les afectan. De acuerdo con estos principios, y de los objetivos generales y la estrategia de TI como organización global, TI-España ha asumido el compromiso social de propiciar de forma permanente y continuada el incremento del nivel de información y apertura informativa que las distintas instituciones públicas españolas generan para conocimiento de la ciudadanía.

Si hace unos días conocíamos INDIP, índice de transparencia de nuestras Diputaciones Provinciales, en la mañana de ayer conocimos otra variable que mide la corrupción en otra parcela de nuestra sociedad. En este caso es el índice Anticorrupción en Defensa y Seguridad, un estudio que analiza el grado de corrupción de nuestras instituciones en este ámbito de la seguridad.  Para Jesús Lizcano, presidente de la entidad hay aspectos positivos a tener en cuenta: El Congreso debate los planes generales de defensa y autoriza los acuerdos militares internacionales y el despliegue de las misiones fuera de las fronteras.  Además, la Comisión de Defensa se reúne regularmente y discute multitud de asuntos que luego son de acceso público en Internet.  “Creemos que el Parlamento debería jugar un papel más activo en cuanto a la Directiva Nacional de Defensa del país”; opina. A juicio de este experto, la Cámara no contribuye a su elaboración, aprobación o ratificación. Igualmente ocurre en la formación de la Directiva para el Plan Militar y el Concepto de Estrategia, ninguno disponible para su consulta.

  Riesgo de corrupción en las Fuerzas Armadas

La denuncia del Teniente Luis Gonzalo Segura le supuso un arresto de dos meses. Este hecho incrementó la preocupación en la sociedad española referente a la gestión de esta institución. A pesar de ello, hay un dato importante que nos revelan en Transparencia Internacional y es que nuestro país aún no ha realizado ninguna evaluación exhaustiva de los riesgos de corrupción en el ejército.

Desde TI se aconseja llevar a cabo una doctrina operativa que identifique dichos riesgos. También cree imprescindible proporcionar formación al personal militar y altos mandos. “Con ello se garantizará un personal crítico e independiente preparado para vigilar y advertir de lo ocurrido durante las misiones, especialmente aquellas de paz y en la contratación, donde se hallan las mayores tasas de corrupción en el sistema de defensa” señala el propio Lizcano.

 Presupuestos con poca transparencia

El informe del que estamos hablando analiza también los Presupuestos del Ministerio. Estos son publicados cada año en la página web del Ministerio de Defensa. Sin embargo, desde esta entidad se aprecian dificultades para la Comisión de Defensa en el examen de los presupuestos de Defensa, y por tanto falta de transparencia debido a:

  • El desglose de los presupuestos no es el más adecuado. No se detallan los importantes gastos militares ni los fondos utilizados de forma extrapresupuestaria. Incluso, estos son incluidos en los presupuestos de otros ministerios como Industria, Economía, Educación o Relaciones Exteriores.
  • Existe una diferencia de un 14% de media entre la proyección de los presupuestos y su ejecución, llegando a un 30% en ciertos años. Igualmente, el Tribunal de Cuentas se encarga de controlar esta disparidad.

A juicio de esta entidad que analiza este tipo de cuestiones, sería recomendable publicar los presupuestos de defensa de una manera más comprensible. Asimismo, deben reflejar la financiación que se realiza mediante otras partidas de los presupuestos del Estado. Es más, TI sugiere que el Gobierno de España dependa menos de los fondos reservados –excepto en casos impredecibles y de emergencia-. Por último, la financiación para las misiones internacionales debe ser calculada con mayor exactitud para minimizar las disparidades entre los presupuestos y el gasto real.

Metodología de trabajo

Como se menciona anteriormente, este índice mide los niveles de riesgo de corrupción en las principales instituciones encargadas de la Defensa y puntúa cada país desde la A, la mejor obtenida, hasta la F, es decir, la más vulnerable. A su vez, esta calificación se deriva de una evaluación de 77 cuestiones, todas relacionadas con los protocolos y prácticas institucionales. Cada una recibe una calificación de entre 0 y 4 puntos. La suma de todas ellas da como resultado un porcentaje de riesgo de corrupción que establece la categoría en que se encuentra el país analizado (A, B, C, D, E o F).

Las puntaciones más destacables según los diferentes entornos:

  • Financiación:

Por lo general se sitúa en el número 3 de transparencia en las diferentes cuestiones que afectan a las finanzas de Defensa y Seguridad. Algunas de estas son la venta de activos, el secreto presupuestario o la propiedad de las empresas militares (4).

  • Personal:

Obtiene una de las más bajas calificaciones, correspondiente a la formación para la evaluación de la corrupción (0) o protección de las denuncias. La mayor nota la representa la transparencia en las cifras de los salarios de los miembros del ejército español.

  • Operaciones militares:

La calificación es muy baja en la mayoría de los asuntos y no supera el 2. La mínima la obtienen la contratación en estas operaciones. Le siguen la monitorización y vigilancia de la corrupción en estos casos y la doctrina militar.

  • Adquisiciones:

Obtienen puntaciones de 0: la regulación de la competencia, en debida diligencia, en filiales o el control de agentes. También responde a cierta opacidad en las normas de gestión de las empresas (1). En el lado contrario se sitúan algunos como la legislación referente a estos asuntos o la supervisión de mecanismos.

·      Para acceder a la evaluación específica de España: Informe España

·      Para acceder al Informe completo: Informe Global




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad