Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



Hace algo más de un año comentábamos en este Blog la sentencia de 20 de enero de 2016 del juez Arnold en el caso Nestlé v. Cadbury sobre el pretendido registro como marca de la forma del producto consistente en las barritas de chocolate KIT KAT, desnudo (es decir, sin envoltorio).

En ese mismo asunto, el TJUE (C-215/14, ECLI:EU:C:2015:604) había ya señalado que para acreditar la distintividad de este tipo de marcas se exige aportar prueba de que el público relevante percibe el producto designado por esa marca, al margen de otras que puedan estar presentes, como indicador de una procedencia empresarial determinada. Arnold, por su parte, hacía una interpretación particular de esta sentencia del TJUE para llegar a la conclusión de que para probar esa percepción (“perception”) no es suficiente acreditar que una parte significativa del público relevante reconoce y asocia ("recognition and association") la forma del producto cuyo registro se pretende con un determinado origen empresarial, sino que hay que acreditar que ese público confía ("reliance") en esa forma en sí misma considerada (sin tomar en consideración otros signos) para identificar ese origen, lo cual –entendía- no concurría en el caso en cuestión.



LEER NOTICIA COMPLETA.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad