Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends



Elecciones 2015. Análisis de los programas políticos en materia de Justicia.

 

La celebración de las elecciones generales en menos de diez días hace conveniente, también para los legos, revisar y valorar las propuestas sobre Administración de Justicia que cada grupo político “carga” en sus programas por si, nunca se sabe y la ilusión nunca se pierde en todos ellos, pudiera ser motivo de inclinar el voto.

Estoy observando que desde el inicio de campaña electoral se han desechado prácticamente los actos de pegada de carteles y “baño de masas” en la calle. Los candidatos lanzan sus propuestas e imagen a través de internet, preferentemente aplicaciones para móvil, redes sociales y videos, entrevistas y debates en televisión (también anuncios) y radio. Y parece que esta tendencia a lo virtual, en un intento por llegar a la vida e intimidad de cada votante, se intenta recoger en sus propuestas para intentar la renovación de una administración de justicia poco conocida, lenta, desdeñada (a veces odiada), por una gran parte de la población. Así se muestra en la última encuesta del CGPJ del mes pasado.

Vayamos al grano. Tras quitar la mucha “paja” en los motivos inspiradores que cada partido relata de forma subjetiva en sus programas, voy a desmenuzar las propuestas de cinco partidos políticos que me han parecido los más relevantes (o quizá los que creo se van a repartir el pastel del semicírculo de sillones del Congreso). Luego comentaré las ideas comunes a todos y  lo que echo de menos con mi opinión personal. Para ser más objetivo, he decidido valorar los programas comenzando no por el partido más o menos votado, ni por nombres o siglas, sino por el menor número de hojas de cada programa que cada partido permite descargar, en formato .pdf, en su web. Lo siento por los otros partidos, pero ya crecerán. Así:

 

Izquierda unida.

54 hojas de programa completo (tres hojas dedicadas a justicia). dos fotos-caratula. Idea principal: UNA JUSTICIA PARA TODOS/AS.

 

  • Posibilidad de acercar la justicia a los ciudadanos si se delegan competencias a las comunidades autónomas y ayuntamientos. Jueces elegidos por simpatía popular.

  • Derogación de la Ley de Tasas.

  • Justicia gratuita a través de un sistema de “defensores públicos”, integrado por abogados y abogadas dedicados exclusivamente a esta tarea, pagados decentemente por las administraciones publicas prestadoras del servicio.

  • Justicia Restaurativa: restaurar el daño causado mediante una imposición de sanción al infractor que repercute directa y positivamente bien en la victima o bien en la sociedad en su conjunto a través de colectivos de víctimas. Más trabajo social.

  •  

Podemos.  

74 hojas de programa completo (dedicado a justicia 1) 1 sola foto de contexto y seis carátulas. Idea principal: JUSTICIA.

 

  • Turno de Oficio. Retorno de las retribuciones de los profesionales del turno de oficio a los niveles del año 2012 con carácter inmediato.

  • Sistemas de resolución extrajudicial de conflictos.

  • Participación de la sociedad civil en las salas de lo civil y lo penal de los tribunales superiores de justicia.

  • El personal jurídico de la Administración prestará apoyo a las accio­nes de demandas colectivas interpuestas frente a vulneraciones de derechos.

  • Dignidad de todos los centros de detención.

  • Especialización de los letrados en turnos de oficio específicos en asistencia jurídica a emigrantes y materia de ex­tranjería.

 

PARTIDO POPULAR.

Programa completo de 214 hojas (dedicado a justicia 6) 7 fotos de personas (incluido M. Rajoy) y 15 carátulas. Idea principal: Justicia ágil y previsible

 

  • Reducir la brecha tecnológica que separa a la administración de justicia de otras grandes áreas de gestión pública y lograr la calidad. Informatización total.

  • Promover el cumplimiento de los plazos establecidos por las leyes procesales y la puntualidad de señalamientos. Mejorar a los jueces.

  • La reforma y simplificación de procedimientos, reforzando el principio de oralidad y revisando el sistema de recursos, cuantías y costas procesales. Juicios civiles rápidos. Creación de nuevas y mejoradas leyes procesales.

  • El fomento de la mediación y el arbitraje.

  • Competencias al Notariado en materias que no requieran intervención judicial.

  • Nuevo estatuto de la víctima.

  • El Tribunal Constitucional debe ser reforzado.

 

PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL.

Programa total de 274 hojas ( 6 sobre justicia) 8 caratulas, sin fotos, en color rojo. Idea principal: UNA JUSTICIA QUE PROTEJA NUESTROS DERECHOS

 

  • Revisión urgente y consensuada del Código Penal para garantizar los principios propios de un Derecho Penal democrático. Máxima protección a las víctimas de la violencia de género. Derogar “Ley mordaza”. Cámaras en calabozos y lugares de detención. Mejorar la defensa de los consumidores y usuarios.

  • Justicia gratuita para que proteja a todas aquellas familias a los que la crisis económica ha abocado a una situación de extrema vulnerabilidad.

  • Plena incorporación de las nuevas tecnologías a los juzgados.

  • Suprimir las tasas judiciales actuales para pequeñas y medianas empresas.

  • Reforma del sistema de justicia gratuita fomentando la especialización, dotándola de medios suficientes y adecuados para que toda la ciudadanía.

  • Implementar los mecanismos de mediación o conciliación en todos los órdenes jurisdiccionales, incluido el penal.

  • Modelo de Justicia de proximidad para resolver los litigios de escasa complejidad y que requieren un tratamiento más ágil. Crear los tribunales de instancia, que sustituirán a los órganos unipersonales.

 

CIUDADANOS.

Un programa completo de 338 hojas (11 sobre justicia) Ni una imagen o foto. Idea principal: JUSTICIA INDEPENDIENTE.

 

  • Supresión del Consejo General del Poder Judicial. Mérito y capacidad en los nombramientos de jueces y magistrados.  Incompatibilidad de la carrera política con la carrera judicial y fiscal. Imposibilidad de remover a jueces y fiscales en asuntos penales de corrupción.

  • Exención de tasas judiciales (excepción de grandes empresas que hagan uso frecuente de acceso a la jurisdicción)

  • Turno de Oficio prestado por Letrados libres e independientes y gestionado por los Colegios de abogados, que velarán también por la calidad del servicio prestado.

  • Formación de un cuerpo especial de jueces sustitutos.

  • Más juzgados civiles y mercantiles.

  • Potenciar la mediación, el arbitraje y la conciliación para evitar más litigios.

  • Modernización informática de los Juzgados para que los sistemas de las comunidades Autónomas y los de la Fiscalía sean compatibles entre sí.

 

En la mayoría de los programas, en esta materia, los preámbulos son muy manidos y repetitivos. Todos hablan de la idea de Justicia como “garantía última de los derechos y libertades de los ciudadanos”. Sus propuestas venden cuestiones de “macroeconomía” (cómo controlar el Gobierno del Poder Judicial, acceso a la judicatura, o crear leyes “ideales”) y dejan de lado la “microeconomía” (a los verdaderos justiciables y los problemas del “día-a-día”).

 

Con más o menos acierto a la hora de explicarlo unos y otros, los problemas más antiguos tienen eco en los cinco programas (congestión de juzgados y tribunales, dilación en pleitos, retrasos en la ejecución de resoluciones, nombramiento de jueces, justicia gratuita, tasas, turno de oficio), pero resulta curioso que su solución, modernización de la justicia, sólo se encuentra en PP, PSOE y Ciudadanos.  Algunos, y me ha sorprendido mucho la justicia “retributiva” de Izquierda Unida, plantean incluso liberar las cárceles de reclusos con “otros trabajos en beneficio de la comunidad”; otros, como Ciudadanos, se contradicen creando más juzgados, y luego promulgando medidas para evitar juicios, creando un cuerpo de jueces sustitutos, cuando este asunto es uno de los que más complica la Administración de Justicia.

 

En resumen. Hablan de agilizar y abaratar la justicia, de usar medios alternativos, de prevenir la corrupción, finalmente, pero ninguno promueve cambios reales y posibles en esta materia. Pueden prometer y prometen, pero ya no saben qué. Como siempre, todos los partidos se centran en poner más timoneles, incluso fuera del bote, cuando deberían contratar más remeros y darles formación. Como abogado, valoro positivamente los intentos de los políticos por hacer del turno de oficio un “oficio”, pero cuando uno calcula que un asunto del turno puede durar, a veces, casi dos años enteros por sólo 150 euros por un asunto, entiendo que seguirá siendo un mal permanente.

 

Me llama la atención que cada partido ha creado el programa según el lado donde está, no dónde piensa que estará. Me explico.

 

Podemos e Izquierda Unida se dedican a reivindicar, lógicamente, funciones y demandas sociales (desahucios, justicia gratis) y han incorporado programas obsoletos y sin revisar: en el caso de Izquierda Unida siquiera saben que las tasas para particulares ya no se aplican; Podemos se centra en letrados del turno de oficio especialistas en “extranjería”, imagino en referencia al reciente problema sirio. 

 

El PP se centra en acabar los problemas técnicos de los distintos procesos judiciales (que sólo pueden ser logrados con previos cambios), y en descongestionar la justicia con mediación, arbitraje, notarios, como si se trataran de pastillas contra la gripe. Tanta prisa y tanta ley sólo ha creado inseguridad jurídica. Algunos de sus puntos ya se han cumplido (prisión permanente revisable) 

 

El PSOE critica abiertamente en su programa todo lo realizado por el PP pero sin más explicación que la solución de cambiarlo (con especial obsesión en el Código Penal, para su inmediato “cambio”, y en “mejorar” la violencia de género con aumento de juzgados de esta clase) Quítate tú para ponerme yo y el revanchismo es un asunto del pasado

 

Ciudadanos mira una Justicia “limpia y nueva”, a su juicio, pero demasiado increíble para ser cierta, pues no tiene medios y se les nota que no han lidiado realmente con el problema. El programa, muchas veces tedioso de leer, huele a un “genérico”.

 

Ningún partido se centra en los miles de “interesados” dentro de la administración (funcionarios de las oficinas judiciales, con exclusión de jueces y fiscales) que están trabajando sin medios y se les regula y controla su tiempo de trabajo, premia por objetivos al más trabajador, sanciona al vago, dota de formación continuada, medios inmediatos (ordenadores, escáneres, e-filling, certificados digitales, cámaras de video y audio) y de edificios amplios y seguros con zonas de trabajo correctas?

 

¿La respuesta? El día 20 de Diciembre de 2015, sobre las 22 h. de la noche.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad