Ferrer-Bonsoms Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



  • Según el estudio Global Corporate Divestment de EY, el 87% de las empresas consultadas prevé vender activos, el doble que hace un año
  • El 74% de los ejecutivos asegura que los cambios tecnológicos influyen en sus planes de desinversión, frente al 55% anterior
  • El 65% de las compañías espera ver en este ejercicio desinversiones relacionadas con la consolidación de la industria
  • Una posición competitiva débil, oportunismo y las incertidumbres geopolíticas y macroeconómicas fueron los principales factores que desencadenaron la última gran desinvers

La apuesta de las empresas por la tecnología del futuro está provocando un aumento significativo de las desinversiones para financiar este crecimiento digital. Según el estudio Global Corporate Divestment Study 2018, el 87% de las empresas consultadas a nivel mundial planea hacer una desinversión en los próximos dos años, frente al 43% anterior.

EY - News - EY - Nueve de cada diez empresas a nivel mundial planean hacer desinversiones en los próximos dos años

Rafael Roldán, Socio Director del área de Transacciones de EY, explica que “la disrupción digital, el cambio en las preferencias de los clientes y la convergencia sectorial están haciendo que las empresas estén hoy incrementando su apuesta por las nuevas tecnologías”. Y añade: “El uso de la tecnología analítica a la hora de revisar y optimizar el portfolio de negocio de una empresa ya no es algo opcional. Nos permite optimizar la decisión de una posible desinversión mediante el análisis del impacto de diferentes escenarios, del posicionamiento previo a una posible venta y de las alternativas de reinversión de los recursos generados”.

Tres cuartas partes de los ejecutivos de las empresas consultadas reconocen que los cambios tecnológicos están influyendo directamente en sus planes de desinversión, frente al 55% de 2017. Asimismo, el 65% de las compañías espera ver durante este ejercicio desinversiones relacionadas con la consolidación de la industria.

La mitad de las empresas que prevén hacer desinversiones lo hacen con la intención de destinar los ingresos obtenidos para financiar la inversión en nueva tecnología. Con este cambio tecnológico, las empresas están buscando principalmente mejorar la eficiencia operativa (82%) y hacer frente a los cambios en las necesidades de los clientes (80%).

Esta apuesta por el crecimiento digital supone un cambio de tendencia, ya que por ejemplo sólo el 43% de los consultados en el estudio señalaron que la necesidad de fondos para invertir en nuevas tecnologías fue uno de los principales factores que motivaron su última gran desinversión. Tener una posición competitiva débil en el mercado fue la primera razón (así lo corroboran el 85% de los consultados, frente al 49% del estudio anterior); seguido de cuestiones oportunistas (71%), incertidumbres geopolíticas y volatilidad macroeconómica (47%).

El estudio pone de manifiesto, además, que aquellas empresas que desinvierten para centrarse en los activos más rentables y en donde las nuevas tecnologías ofrecen ventajas competitivas tienen un 21% más de probabilidades de lograr un precio de venta por encima de las expectativas que las desinversiones oportunistas.

Asimismo, las empresas que desinvierten para financiar nuevas inversiones en tecnología tienen un 48% más de opciones de lograr un múltiplo de valoración mayor en el negocio restante que las ventas realizadas con fines oportunistas.

EY - Global Corporate Divestment Study 2018

En cuanto al impacto que tiene el riesgo macroeconómico y geopolítico, el 62% de las compañías asegura que estos factores están impulsando sus decisiones de desinversión. Según el estudio, el 86% de las compañías citó a las leyes laborales o de inmigración como uno de los factores geopolíticos que más afectan a sus planes de desinversión, seguido de los cambios en política fiscal (lo señalaron el 80% de los encuestados), del acuerdo comercial transfronterizo (62%) y del Brexit (42%).

Cómo decidir y maximizar una desinversión

Revisar con frecuencia la cartera de forma estratégica es clave para el éxito de una desinversión. El 47% de los directivos preguntados aseguraron que lo hacen un par de veces al año, el 42% que lo hace anualmente, el 6% al trimestre, el 4% reconoce hacerlo cuando es necesario y el 1% restante cada dos años. Sin embargo, el 56% de las compañías encuestadas reconoció haberse aferrado a determinados activos durante demasiado tiempo.

Sergio Rufino, Socio del área de Transacciones de EY responsable de Business Modelling y Analytics, asegura que “el uso de las modernas tecnologías digitales para obtener y analizar datos internos y externos en tiempo útil y con mucha granularidad permite, entre otras cosas, hacer un seguimiento más completo de la cartera, examinar el potencial del mercado, comprobar qué es lo que opinan los clientes sobre la empresa a desinvertir (su presencia en redes sociales, su impacto, comparar con su competencia …) y optimizar la decisión de una desinversión. Además, durante el proceso de venta, el uso de analyticspermite demostrar más claramente el valor de la empresa a un potencial comprador y agilizar el proceso”.

Precisamente, entender cómo la tecnología impacta en el valor del negocio es, para el 80% de los directivos entrevistados, el principal reto asociado al proceso de revisión de la cartera. A éste le sigue hacer del proceso de revisión de cartera un imperativo estratégico, con un 69%, e identificar el equipo correcto para liderar el proceso (64%), entre otros.

Los datos del estudio concluyen que el 78% de las compañías consultadas priorizaron en su última desinversión el asegurarse el mejor precio, frente a la velocidad de ejecución. La mayoría de los vendedores creen que el gap entre las expectativas de precio comprador y vendedor se estima entre el 11% y el 20%.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad