Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



Es evidente que el paso del tiempo ha cambiado nuestros hábitos de vida convirtiendo a gran parte de la población en sedentaria tanto por cambios en los hábitos de trabajo como en los de disfrute del tiempo libre. El sedentarismo provoca obesidad e incrementa los riesgos cardio vasculares, diabetes, etc.

Repasemos algunos de esos malos hábitos y veamos algunos pequeños trucos que pueden ayudarnos a reducir o eliminar sus riesgos.

1. Permanecer sentados mucho tiempo

Permanecer sentados durante largas horas delante de un ordenador comiendo cualquier cosa mientras trabajamos es algo a la vez que habitual devastador para nuestra salud (y nuestra productividad).

Truco: no permanecer sentados siempre en la misma posición. Ponte de pie cada media hora y anda un poco cada hora y media (aunque sea solo unos pocos minutos).

2. No hacer suficiente ejercicio (o hacerlo solo durante el fin de semana)

¿Tienes tanto trabajo los días laborables que te resulta imposible sacar tiempo para hacer ejercicio? ¿Lo dejas para el fin de semana? Diversos estudios advierten que dejar el ejercicio solo para los fines de semana y además hacerlo de manera intensa no solo no ayuda, sino que es perjudicial. Puede ser demasiado esfuerzo en muy poco espacio de tiempo.

Truco: realiza un plan de ejercicio para toda la semana que te permita estar sano y pleno de energía todos los días de la semana. ¡No lo dejes todo para el fin de semana!

3. Poca o mala iluminación

No nos engañemos. No hay nada como la luz natural que tenemos cuando estamos al aire libre. Pero la realidad es que una gran parte de la población pasa el 90% del día en zonas interiores lo que tiene efectos perjudiciales en nuestra salud y afecta nuestro ciclo de sueño.

Truco: los expertos recomiendan estar fuera de los edificios al menos 2 horas al día, pero debemos forzarnos a estar como mínimo media o una hora. Salir al exterior durante la hora de la comida o realizar reuniones paseando fuera puede ayudarnos a lograrlo.

4. Respirar aire de baja calidad

Los dolores de cabeza y los desmayos suelen estar en muchos casos asociados a trabajar en edificios con altos niveles de monóxido de carbono, dióxido de carbono y otros elementos nocivos. El aire de los espacios interiores suele estar entre el doble y cien veces más contaminado que el de los espacios exteriores. Materiales usados para la construcción, adorno, mobiliario, productos de limpieza, sistemas de calefacción, aire acondicionado, papeles y libros acumulando polvo son la principal causa.

Truco: realizar cambios en los edificios que de verdad ayuden a mejorar la calidad del aire puede ser difícil y costoso. Sin embargo, ventilar, en la medida de lo posible, las estancias, salir del edificio a pasear, evitar torres de papeles y     elementos que acumulan polvo y usar productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente pueden ayudarnos.

5. Consumir productos de máquinas Vending

Tener máquinas de Vending en el centro de trabajo es cómodo, pero debemos recordar que comercializan alimentos procesados con altos niveles de azúcar, sal y conservantes. Según la propia industria del Vending los productos saludables apenas representan un pequeño porcentaje de sus ventas. En unos casos porque no están disponibles y en otros por la tentación que tenemos de darnos un capricho con algo más sabroso y contundente.

Truco: el mejor remedio para evitar caer en la máquina de vending es traer comida de casa. Y cuando no te quede más remedio que acudir a una de estas máquinas mira las calorías y composición de lo que vas ingerir antes de hacerlo.

6. Ir a trabajar enfermos

Cuando vas a trabajar enfermo estás esparciendo tu enfermedad entre tus colegas y clientes. Además del aire que respiras y los efectos de, por ejemplo, tu tos, piensa cuántas mesas, libros, pomos de puertas, interruptores puedes llegar a tocar en digamos solo dos horas. ¿Merece la pena?

Truco: si estás enfermo quédate en casa por tu propio bien y por el bien de tus compañeros. Trabajar desde casa en estos casos es la mejor solución. Las empresas deberían fomentarlo y regularlo para estas situaciones.

7. Posponer o renunciar a días de vacaciones

Un alto porcentaje de profesionales retrasa e incluso termina no disfrutando de todos los días de vacaciones que les corresponden. Necesitas despejarte y recobrar energías. Existen estudios sobre los riesgos de no tomarse vacaciones que concluyen que en las mujeres supone un riesgo de incremento de las depresiones de entre 2 y ocho veces y duplicar el riesgo enfermedades del corazón. En el caso de los hombres se fija el riesgo de incremento de enfermedades del corazón en un 30%.

Truco: planifica tus vacaciones y disfruta de ellas. Date el permiso de poder desconectar. 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad