Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



Acabé la carrera en 1991 y en aquella época, la mayoría de los estudiantes que terminábamos la licenciatura sólo conocíamos dos grandes despachos de abogados, tres, los más avispados, mientras que los despachos internacionales eran grandes desconocidos en nuestro país. Con estos escasos conocimientos nos enfrentábamos a lo que llamábamos mercado laboral, aunque probablemente no era tal, dadas las escasas demandas de puestos de trabajo de abogado que entonces había. Así, talentosos jóvenes con una formación excelente realizaban, a veces, prolongadas pasantías en despachos que, en ocasiones, eran de medio pelo y no respondían a sus expectativas. No creo que existiera marketing ni estrategia de comunicación en el mundo del Derecho, fuera de la llamada reputación y el prestigio, cualquier cosa que fuera eso. Más adelante tuve la suerte de estudiar durante un año en Harvard y allí descubrí, atónito, lo que ya me habían contado: anuncios de despachos de abogados en tarjetas, flyers y hasta en la televisión. Allí aluciné y aquello me preparó para lo que podríamos llega a ver aquí.

Actualmente en España hay muchas firmas legales, que trabajan en un clima de tremenda competencia que se continúa endureciendo en todos los campos: captación de abogados, de socios, de clientes… En ese entorno, casi todos los despachos cuentan con una estrategia de comunicación, o al menos con un objetivo final de comunicación y, como no, también de  marketing: es verdad que no todos los despachos afrontan el marketing de la misma forma, pero también lo es que hemos visto desde a Iker Casillas promocionando  un despacho de abogados, lo que hace no tanto era impensable, hasta anuncios radiofónicos ofreciendo las ventajas y especialidades de otros muchos. Y es que estas materias del marketing y de la comunicación han llovido y han calado en las firmas y en los socios que las componen. Hoy en día creo que no está discutido que todo abogado, de manera personal, debe cuidar su aspecto comercial y de comunicación. Probablemente será muy difícil llegar a socio si no se cuidan estos aspectos y de la misma manera las instituciones deben prestar atención a su comunicación y marketing si quieren tener éxito.

Hay que recordar que comunicar, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia, es «Hacer a una persona partícipe de lo que se tiene». En estas condiciones puede ocurrir, por ejemplo, que un despacho no tenga experiencia en negocios internacionales y no diga nada o que sin tenerla diga que la tiene, lo cual no es ni comunicación, ni marketing, es mentir. Pero si la tiene y no lo comunica, es más una pena que otra cosa, porque lo razonable es hacer partícipes a los demás de que se tiene esa experiencia. Es más que previsible, en esta evolución que vemos, que sigamos con la tendencia de incrementar el marketing y la comunicación en el sector legal e intentaré ser un poco profeta a pesar de lo complicado que es esto en el mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo que vivimos.

La reputación seguirá siendo muy importante, pero una reputación diferenciada con muchas variables, de tal manera que habrá muchas firmas buenas, pero no todas igualmente adecuadas para cada concreto cliente u operación. Sería interesante un ranking que tenga en cuenta múltiples factores como pueden ser los precios, satisfacción de los clientes, impacto social de la firma, publicaciones de los socios, entronque de la firma con las universidades, presencia digital de la firma… Igual que no es lo mismo un traje de novia que la ropa de diario y que no vamos a las mismas tiendas a comprarlo, tampoco son idénticas las firmas legales. Éstas, al igual que los socios individuales que las componen, deben posicionarse  de una manera diferenciada y deben comunicar cuál es su posición con el estilo más adecuado, es lo que se denomina «marca personal».

Y qué decir del marketing ya plenamente integrado en el sector legal. La definición que el DRAE hace de este término es algo más fea que la de comunicar, porque dice que es «mercadotecnia»: «Conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda». Cada firma tendrá que encontrar su formato y variará enormemente de una a otra. Por ejemplo, la litigación estratégica podría llegar a considerarse una forma de marketing de guerrilla, con la que se busca tener un fuerte impacto a través de medios no convencionales de publicidad. Probablemente el marketing en el sector legal tendrá mucho más de ingenio que de publicidad a la antigua usanza y será mucho más a medida para el sector legal que en otros sectores, porque los abogados, también en esto, preferirán el tailor made sobre el prêt-à-porter.




Comentarios

  1. Iñigo A.

    Muchas gracias Luis Enrique y mucho ánimo, porque no es una tarea sencilla, pero es muy necesaria. Iñigo Navarro

  2. Luis Enrique de Garón Abogados

    Muy buen artículo Iñigo! Estoy totalmente de acuerdo contigo. En mi opinión, y creo que es de agradecer por el resto de despachos que tenemos algún tipo de actuación dentro del mundo online, es que la aparición de determinado despacho de abogados y sus logros en I+D, han hecho que otros muchos despachos de abogados nos hayamos decidido atrevernos a ser competitivos incluso en este mercado. Lo que encuentro complejo de este asunto es el enorme sacrificio que ello conlleva, y sobretodo, intentar decidir qué tipo de estrategias vas a desarrollar en un mercado tan complejo como es el legal, donde no hay objetivos aparentemente claros, y asumiendo lo difícil que es trasladar a técnicos externos tu marco de actuación a los efectos de encontrar tu nicho de mercado. Otra cuestión que encuentro problemática al marketing jurídico es, la errónea idea de dar por hecho que estar en las redes deba de ser sinónimo de gratuito. Como no puede ser de otra manera, considero que los despachos tenemos gran parte de culpa, aunque si bien es cierto, nos estamos esforzando cada día más para que esta idea cambie. Estaré encantado de poder compartir impresiones con otros compañeros que hayan decidido "lanzarse" al bonito mundo del marketing jurídico. Saludos, LE.Garcia. Garón Abogados. www.garonabogados.es

Ver comentarios anteriores

Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad