Bussola Ruth Benito Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



¿Influyen los medios en las resoluciones judiciales? ¿Qué papel juega la comunicación y las redes sociales en la gestión de la reputación de las personas físicas o jurídicas?

Nuestra comunicación hoy es digital, móvil, omnicanal, sin líneas divisorias de tiempo, en un continuo fluir e interacción permanente. El disruptivo cambio en cómo recibimos la información y cómo nos comunicamos tiene su impacto en todo ámbito de actividad y en todas las personas. Los procesos judiciales no están al margen de esta nueva realidad a la que hay que adaptarse y tenerla muy presente en un contexto complejo y convulso donde la confianza es un elemento fácilmente destruible y con ello el impacto en la reputación personal y corporativa. Estos casos son situaciones de crisis donde la gestión de la comunicación es un aliado imprescindible de la práctica legal ante esta exposición pública.

Esta semana han comenzado dos procesos judiciales penales con máxima repercusión mediática: en Palma de Mallorca el juicio por el caso Nóos y el juicio de la tragedia del Madrid Arena. La credibilidad de instituciones en ambos está en entredicho y tienen en común la presión tanto de los medios de comunicación como de la opinión pública. Las redes sociales, los medios online, los blogs… ejercen un papel clave a la hora de generar estados de opinión, modificar percepciones y poder condicionar decisiones algo que se dispara al tratarse de casos como los citados plagados de elementos noticiables.

"Todo proceso judicial con im­pacto mediático afecta a la reputación de empresas y per­sonas que se ven involucrados en el mismo”

Sin duda un tema apasionante cómo comunicar y cómo manejar la reputación ante litigios al que la revista Uno, impulsada por la consultora Llorente y Cuenca, ha dedicado por completo su último número 22. Recomiendo su lectura íntegra, son 15 artículos en los que se abordan diversos aspectos sobre cómo gestionar la reputación de las personas físicas y jurídicas en procesos judiciales con la participación de colaboradores de primer nivel expertos en la materia. Como indica Joan Roca, socio y vicepresidente de Roca Junyent: “Todo proceso judicial con im­pacto mediático afecta a la reputación de empresas y per­sonas que se ven involucrados en el mismo”.  

En nuestra sociedad hiperconectada el escrutinio de lo que se hace es permanente y las empresas deben adelantarse y proteger su reputación, deben prevenir y saber cómo reaccionar llegado el caso, por lo que no es de extrañar que con estos nuevos cambios esté impulsándose la demanda de una practica de elaborar estrategias legales para preservar la reputación. El manejo de argumentos y credibilidad de la versión de la estrategia legal debe tener presente el ámbito digital y sus canales comunicativos, las redes sociales, para asesorar de manera global. Como en todo en esta vida, si previamente a que ocurra el litigio se ha ido trabajando con hechos y relaciones la construcción de la reputación, se estará en mejor posición para iniciar su defensa y disponer de un mapa de defensores y aliados con los que contar.

Aspectos básicos de la gestión de casos mediáticos

Respecto al manejo de la comunicación recojo sintetizados aspectos básicos que no deben perderse de vista nunca, pero más aún en la gestión de casos mediáticos, en un momento como el actual de plena transformación digital y socialización de la información :

  • ESTRATEGIA. Se debe contar con una estrategia de comunicación en línea con la estrategia que se aplique para la defensa judicial y para el manejo de lo que se conoce como los intangibles, como lo es la reputación, la marca. Se estima que el 80% del valor de una compañía, de una marca, de una persona, está relacionado con sus intangibles frente a datos financieros o de rentabilidad. Nunca debe menospreciarse el plano comunicativo. La comunicación debe integrarse en la estrategia legal desde el inicio del proceso y debe ser manejada de manera paralela a éste.
  • EQUIPO. El equipo legal y el equipo de comunicación deben formar un equipo profesional  multidisciplinar en sintonía para, por un lado, dar el mejor apoyo al letrado del pleito en materia de comunicación y, por otra, siempre bajo la dirección legal, gestionar eficazmente la evolución informativa externa del proceso judicial, evitar confusiones y facilitar el explicar aspectos del litigio.juicio popular
  • GRUPOS DE INTERÉS. La comunicación juega un papel relevante en estos procesos ante la necesidad de transmitir a todos los stakeholders (grupos de interés), no sólo a los medios de comunicación y a la opinión pública, aquello que sea necesario que se conozca, en tiempo y en forma, y minimizar los efectos negativos para reducir su impacto global en la reputación.
  • DIFUSIÓN. Cualquier ciudadano hoy día es en potencia un prescriptor de opinión gracias a las redes sociales. Es decir, de manera permanente estamos expuestos a una crisis digital, por lo que ante circunstancias ya de por sí críticas, como un litigio, es clave si antes de ha trabajado en el ámbito de la prevención y tomar las riendas de una proactividad comunicativa alejada de la improvisación.
  • INFORMAR. La transparencia informativa es necesaria pero siempre debe manejarse con el secreto de sumario y todos aquellos aspectos que pueden llevar a incurrir en ilegalidad en el proceso, así como  hacerlo con un enfoque de lenguaje pedagógico: con rigor y precisión, pero lejos de tecnicismos para facilitar su comprensión. El contexto es decisivo, hay que tener muy presente la contextualización para que la interpretación del desarrollo y resulta­dos del proceso sean más afines a la perspectiva de los intereses de la propia empresa, personas, afectadas. Sin embargo, también hay que ser conscientes de que en la actualidad todo lo que ocurre en un proceso judicial puede llegar a conocerse y que con ello adquiere mayor relevancia la faceta de quienes ejercen de portavoces e interlo­cutores con los medios.
  • INFLUENCIA. Los medios de comunicación, el contexto informativo, y las redes sociales pueden llegar a condicionar resoluciones de un juez en circunstancias de presión mediática. La opinión pública más que nunca a través de las posibilidades que ofrecen las redes sociales se constituye en un juicio paralelo permanente y en tiempo real de todo lo que ocurre en los litigios y, además, son datos que integran la memoria de internet y permanecen en ella afectando a la “huella digital” de las personas y empresas involucradas.

En definitiva, un aspecto es la resolución judicial y otra el juicio popular, y es éste último, el plano público, el que más repercute en la imagen y reputación de las partes implicadas, por lo que hoy el esfuerzo en saber gestionar la comunicación es cada vez más relevante, tanto para que se entienda lo que ocurre en la Sala, como para transmitir los argumentos o saber manejarse en la conversación social generada en las redes. Y todo eso no se improvisa, implica nuevas maneras de gestionar la estrategia de los procesos judiciales y los juicios mediáticos para los que hay que estar preparados.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad