Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



A  lo largo de la historia, el mundo laboral ha ido evolucionando conforme evolucionaba la economía y la población, ajustándose a las necesidades de la sociedad. De esta forma cada sector se reestructuraba solo, innovando, avanzando, y amoldándose a las nuevas demandas de la época. 

Cada uno se desarrollaba mas en unos determinados aspectos que en otros, en concreto el sector legal, ha evolucionado debido a diferentes factores como el uso de internet, el nuevo perfil del jurista debido al número de carreras complementaria que existen junto al derecho o la importancia de la marca personal y del marketing a la hora de vender un despacho.

Actualmente el mercado se encuentra en una situación de alta competitividad en la que se lucha por la diferenciación, es necesario saber llegar a la gente, y más en aquellas profesiones que, como la abogacía, siempre están sujetas al contacto personal. Con el tiempo se ha creado un nuevo perfil “el abogado del siglo XXI”.

Este se basa sobre todo en ser competente, además de en tener un buen perfil comercial, ya no importa la excelencia técnica tanto como solía importar. Un estudio demostró que a la hora de contratar a abogados (una vez que los conocimientos básicos estaban garantizados) los despechos prefieren en un 64% a juristas competentes, en un 31% a aquellos con un buen perfil comercial, y tan solo un 5% preferiría contratar a abogados con excelencia técnica.

Esto demuestra que un nuevo perfil se esta forjando y que lo más importante hoy día en el sector legal es saber hacerse entender con la gente de a pie, dejando claramente los tecnicismos a un lado.

Por ello se ha llegado a un punto en el que ya no es suficiente tener unos conocimientos de derecho como tal, sino que es necesario complementar estos con una serie de habilidades profesionales como el saber venderse a sí mismo en un mercado internacional que no hace más que crecer y en la que la oferta de personal es cada vez más amplia con profesionales mejor preparados. Es aquí donde surge la marca personal, como forma de los abogados de venderse  en este contexto.

Además destaca por encima de todo la influencia de internet en el mundo jurídico, ya que este ha abierto las puertas a la comunicación, y como consecuencia directa, el derecho ha evolucionado junto el resto del mundo a la era de las herramientas digitales. 

Despachos con páginas web, blogs, redes sociales e incluso App se ha convertido en algo normal desde hace ya tiempo, rompiendo así con la imagen clásica de bufete anunciado en el periódico.

El problema de los despachos con estas herramientas digitales es que han sido demasiado prudentes a la hora de incorporarlos a su trabajo diario y como consecuencia, lo pioneros que han sabido ver el cambio han sido los que más han podido explotar esta inversión. Por ello tal de nada sirve para los prudentes que esperaron al último minuto tratar de innovar creando un blog, si no que deben mirar más allá

 

Clara Morales Montilla, es actualmente estudiante de primer año en el grado de Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid.  

 



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad