Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en PanamŠ - eventos moncada

LawAndTrends



  • Para unir oferta y demanda existe una formula denominada  Centro Coordinador de Pro bono.

Hemos hablado en este blog de CONEXIÓN PROBONO , de clínicas jurídicas, de las ventajas que supone para un despacho o abogados a título personal hacer  Pro bono, de cómo trabajan grandes despachos con entidades sociales para procurar la protección de derechos de colectivos vulnerables, e incluso de cómo organizar un procedimiento Pro bono en un despacho y sobre todo hemos dejado muy claro que el Pro bono es una práctica solidaria, voluntaria, que no recibe remuneración alguna, que se suele coordinar directamente con las organizaciones sociales y por lo tanto no supone ningún tipo de competencia con el servicio de justicia gratuita que nuestro Estado pone a disposición de aquellos ciudadanos con rentas más bajas o en situación de vulnerabilidad y exclusión social.

Suponiendo que ya tenemos conocimiento de esta actividad solidaria y de que tenemos la voluntad de dedicar una horas de nuestro tiempo por una buena causa, la mayoría de las  veces no tenemos fácil entrar en contacto con una entidad y encontrar el caso que nos encaje mejor para lanzarnos a esta nueva experiencia. Existen muchas barreras y dudas  como pueden ser  desde qué tipo de entidad puede ser la adecuada, tiempo de resolución del servicio, que tipo de ayuda se necesita, área del derecho de la que se trate, y demás condicionantes que hace difícil este acercamiento.

Desde aquí nos disponemos a explicar que es, cómo funciona y cómo debería ser un Centro Coordinador para garantizar la calidad del servicio y  por otro lado procurar la tranquilidad de los abogados voluntarios con respecto a que este servicio será ofrecido a quien realmente cumpla todos los requisitos.

  • Esta información ha sido fruto de la experiencia de Centros Coordinadores de otros países, que ya llevan más años trabajando en esta práctica y que hemos recogido a través de diferentes Guías y documentos que se pueden descargar en nuestra web, asimismo ya estamos empezando a recabar información del funcionamiento de Centros Coordinadores de Pro Bono en España y Portugal recientemente implantados como necesidad de dar servicio a la demanda de los abogados.

Pero, en realidad ¿Qué es un centro de coordinación Pro bono?

Los centros de coordinación (clearinghouse, en inglés) son instituciones que actúan como intermediarios entre las personas o las organizaciones que necesitan asistencia jurídica gratuita y los abogados dispuestos a prestarla.

Estos centros coordinan las competencias y conocimientos jurídicos optimizándolos para ofrecerlos a las organizaciones sociales, a los gobiernos, es el caso en algunos países, y/o a individuos. Es un mecanismo a través del cual encontrar asistencia jurídica, un servicio al que de otra forma, no tendrían acceso.

La existencia de los centros de coordinación Pro bono debe servir para producir cambios positivos en la sociedad, especialmente, a favor de estos colectivos más vulnerables. Los objetivos que debe perseguir por lo tanto un centro coordinador Pro bono son los siguientes:

  • Mejorar el acceso a la Justicia.
  • Proporcionar asesoramiento jurídico a todas las personas que lo necesiten, independientemente de su raza, credo o estrato social.
  • Proporcionar asesoramiento jurídico, con independencia de ideas políticas o religiosas.
  • Promover el imperio de la ley.
  • Actuar con independencia respecto a los gobiernos, donantes, bufetes de abogados, organizaciones no gubernamentales y otros grupos.
  • Favorecer el desarrollo nacional e internacional.
  • Promover objetivos específicos, tales como los Objetivos del Milenio de  Naciones Unidas.
  • Fomentar el conocimiento del trabajo Pro bono.
  • Educar a la sociedad en el Derecho y el desarrollo.
  • Promover el empleo del Derecho como un instrumento para alcanzar la Justicia social.

Estos centros constituyen el cauce para que los abogados puedan cumplir de una forma fácil y eficiente con su obligación ética y profesional de prestar servicios jurídicos a aquellos que, de otro modo, no podrían costeárselos.

Es muy importante para conocer los servicios que un centro coordinador Pro bono va a ofrecer, dejar muy claros dos interrogantes:

— A quiénes van a ir dirigidos los servicios Pro bono y

— Quiénes van a prestar dichos servicios.

Es decir, quiénes van a ser los clientes y con qué abogados se va a contar.

Pueden ser clientes de un centro coordinador de Pro Bono.

1.   Personas con dificultades económicas;

2.   Personas con problemas determinados, como la violencia doméstica, marginación…;

3.   Organizaciones que trabajan para alcanzar objetivos concretos o están centradas en una determinada zona, y/o

4.   Entidades sin ánimo de lucro con indicadores de necesidad.

Definir quiénes pueden ser clientes, es esencial para poder encontrar el abogado adecuado para ello la selección e investigación de clientes es fundamental.

La selección e investigación de clientes es un procedimiento para seleccionar a los beneficiarios y los casos en base a unos criterios y a una evaluación global del mismo. Igualmente, se debe tener en cuenta el grado de amplitud con el que el centro llevará a cabo la evaluación de sus clientes (que pueden ser organizaciones, personas individuales o ambos).

Los centros de cooperación han de ser lo más trasparentes posibles en los procesos de selección y en cuanto a los abogados que emplean.

En cuanto al los centros que trabajan con particulares, éstos han de tomar las debidas precauciones para garantizar que esas personas son merecedoras de recibir los citados servicios.

Para lograrlo pueden llevar a cabo acciones como las siguientes:

  • Establecer un proceso para garantizar que las personas que acuden al centro no reúnen las condiciones para acudir al turno de oficio y no disponen de los medios económicos para costearse la asistencia jurídica.
  • Cuando sea necesario, realizar las investigaciones oportunas sobre los medios económicos del cliente para tener la seguridad de que la ayuda se destina únicamente a las personas más necesitadas.
  • Fijar una red de contactos por si el centro no puede resolver las necesidades jurídicas de un cliente que se le pueda remitir a quien pueda hacerlo.
  • Asegurarse de que las personas que se encargan de la admisión de clientes tienen la formación y la supervisión adecuadas.

En el caso de que los centros de coordinación colaboren con organizaciones deben decidir qué información quieren obtener de ellas:

  • Situación financiera.
  • Normas de gestión, transparencia y rendición de cuentas.
  • Identidad de sus administradores, directivos y/o plantilla.
  • Objetivos y principios.

Con frecuencia los centros de coordinación exigen a las ONG que rellenen algún tipo de formulario en el que se solicita información básica sobre la organización.

En cuanto al ámbito de la asistencia jurídica Pro bono, el centro de coordinación puede especificar qué tipo de asuntos están incluidos en la asistencia pro bono:

  • Asuntos de Derecho de familia y protección de la infancia.
  • Asuntos que afectan a un gran número de personas o a un grupo social marginado.
  • Asuntos de interés público.
  • Asuntos que precisan menos de tres días de trabajo.
  • Asuntos que no tienen acceso al turno de oficio, etc.

Pero  ¿cómo es el primer contacto con los clientes?

Es preciso e importante establecer un contacto muy sólido con las personas a las que los clientes potenciales acuden en primera instancia: trabajadores sociales, administraciones públicas, asociaciones profesionales, organizaciones que agrupan a las ONG, etc.

¿Cómo ponerse en contacto con los abogados?

Es evidente que para que un centro de coordinación logre alcanzar sus objetivos este debe contar con la comunidad jurídica, porque son los abogados quienes realmente proporcionan el servicio Pro bono y además quienes suponen un apoyo esencial en materia económica, educativa y promocional para la comunidad Pro bono.

El centro de coordinación podrá adoptar la siguiente línea de actuación:

  • Identificar a los abogados y despachos de abogados de su ciudad que pudieran colaborar en asuntos Pro bono (despachos internacionales; abogados de empresa que trabajen en multinacionales; grandes bufetes nacionales,…).
  • Identificar en cada uno de los despachos quién es la persona idónea para contactar con ella en este caso el coordinador de pro bono
  • Contactar con la persona más adecuada para celebrar una reunión.

Reunirse con los responsables de los despachos para:

•       Presentarles el centro de coordinación y dar a conocer sus objetivos.

•       Mostrarles los beneficios que los servicios Pro bono aportarían a su Despacho.

•       Sugerirles que nombren a un coordinador Pro bono que sirva de contacto con el centro y desarrollar el programa Pro bono dentro del despacho.

………………………………………………………………………………….

Antes de continuar con la segunda parte de este post que publicaremos próximamente, en el que entraremos en la operativa real de los centros coordinadores de Pro Bono, les invito a que conozcan los Centros Coordinadores de Pro Bono, ya operativos en nuestro entorno más cercano incluyendo Portugal por reunir condiciones muy similares por cultura y cercanía.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad