Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends



  • Con fecha 4 de Marzo de 2017, el Juzgado de Primera Instancia 4 de Estepona ha condenado a Caixa, como sucesora de Cajasol a pagar a un grupo de extranjeros, la mayoría británicos la suma de 958.275,30€ más los intereses legales correspondientes

Tras la reclamación de los compradores a la Caixa, ésta se opuso alegando, que debido a la intervención de un intermediario, Ocean View en el negocio de compraventa sobre plano, la promotora a la que garantizaba no tenía relación personal directa con los compradores reclamantes. 

Se escudó también la Caixa en el argumento de que la línea de avales en base a la que reclaman los actores no era para la fase de la promoción en la que estos compraron.

Finalmente, argumentó la entidad para su descargo que los demandantes no habían probado el ingreso de cantidades en la cuenta especial garantizada y que la línea de avales ya estaba consumida.

Nada de lo anterior le ha valido a la Caixa para eludir su responsabilidad en esta promoción, Jardines de Manilva/ Gardens of Manilva.

La Sentencia del Juzgado de Estepona no les da la razón en base a la existente y consolidada jurisprudencia del Supremo en cuanto a la responsabilidad de las entidades que emiten líneas de avales en negocios sobre plano, afirmando la posibilidad de reclamación directa a avalista por todas las cantidades entregadas, sin necesidad de aval individual.

El despacho que representa a los clientes, CostaLuz Lawyers-DeCastro ha aconsejado a éstos apelar en materia de intereses ya que el Juzgado solo los concede desde la reclamación extrajudicial al Banco, siendo estos debidos desde las entregas de cantidades a las promotoras. En muchos casos hace más de 10 años, al interés legal.

La Audiencia de Málaga se ha pronunciado en varias ocasiones a favor de la concesión total de intereses de acuerdo a lo establecido en la Ley 57/68.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad