Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



Carmen Domingo. Directora de Comunicación

7 en punto de la mañana. El despertador avisa. Es hora de ponerse en marcha. Hoy la pequeña Blanca tendrá que madrugar un poco más. Sonia, su mamá, tiene juicio en Elche. Ella no entra al cole hasta las 9, pero las prisas maternas obligan a completar la rutina de las mañanas al sprint. 

Tiene sueño y esta nerviosa por el examen de sociales…necesitaría unos mimos, pero hoy no hay tiempo. La conversación con mamá se reduce a:  ”vístete rápido, ven que te peine,  lo siento Blanca, hoy no me da tiempo a hacerte la trenza de espiga, tómate la leche, ¿tienes ya la mochila preparada?. ¡Qué toca Gimnasia! Me lo podías haber dicho anoche. Ponte el abrigo mientras arreglo la bolsa de deporte.

Salen de casa como si se estuviera quemando y sin dejar de correr llegan a casa de los abuelos. Dejamos a Blanca entre los brazos de su yaya.  (Parece que, al final, esta mañana sí que habrá mimos) Y continuamos camino hasta Elche. Sonia se quita el traje de mamá y se pone la toga. Defiende a sus clientes. El juicio se hace largo, pero ha valido la pena el esfuerzo y las horas previas de estudio. Cuando acaba, se siente satisfecha. Antes de emprender el camino de vuelta a Valencia mira rápidamente el móvil. Uff! 150 whatsApps sin leer!  Vamos por partes: primero contesta al jefe: “todo ok en el juicio. Cliente contento. Luego te explico”. Una carita con corazones para su marido que le deseaba suerte a y que ha estado 4 horas sin recibir respuesta…. “Un gracias. ¡Te debo otra! ”A su madre que le cuenta que Blanca ha llegado al cole feliz y con trenza de espiga. Los otros 147 son del grupo de mamás del cole. Este sábado es el cumple de Martina. Hay que comprar un regalo. Se ha abierto un encendido debate para decidir entre una mochila o ropa…. Sonia decide no pronunciarse, a riesgo de parecer una antisocial y emprende el camino de vuelta.

El despacho está en pleno centro. Hay un tráfico de espanto porque se acerca la hora de la mascletà. (Todos sabemos lo que es Valencia en marzo)… habrá que dejar el coche en un parking. Se decide por el de un conocido centro comercial. Y cuando se dirige hacia la calle, divisa la sección de papelería. Quiere pasar rápido sin mirar…pero recuerda la conversación del whatsApp de las mamis y se obliga a dar una miradita a las mochilas. Hace unas fotos de diversos modelos, las envía y…. se abre el debate. En vista de que no hay cuórum, Sonia pone a prueba sus dotes de abogada. Y propone un pacto. “Tienen unas horas para pensárselo. A las 4 vendrá a por el coche. Si han tomado una decisión, comprará la mochila”… Unas caritas guiñando el ojo y besitos para todas. Parece que ha recuperado su estatus de mamá simpática en el grupo…

Al llegar al despacho, revisa el correo y tiene la conversación pendiente con su director. Mira el reloj. Y son las tres y media de la tarde. Habrá que comer un bocata rápido. La esperan a las 5. Esta tarde tiene que participar en una junta de socios y asistir al consejo rector de una 

cooperativa… Las mamis se han decidido por una mochila de flores rosa que, seguro, le va a encantar a Martina. Antes de retirar el coche, la compra. Aplauso de las mamis. ¡Y más de 10 gracias guapa!!...le sonríen desde el móvil.

Le hace falta el buen rollo. La tarde será larga y tediosa… Recoge a Blanca pasadas las 8 y media de casa de sus abuelos. ¡Qué haría Sonia sin ellos! Blanca está feliz. 9’75 en sociales. Se funden en un abrazo. Y a media voz, Blanca le pide a su madre que le explique unos ejercicios de mate, ¡los abuelos lo han intentado, pero no se aclaran!...

Llegan a casa a las 9. Ducha rapidita… y cena. El papá felicita a Blanca por la nota de sociales. Y a su mamá por el juicio. Le lanza una mirada cómplice. Hoy hay partido, que digo partido: ¡partidazo! Está viéndolo en la tele con un amigo y una cerveza. …quizá Sonia puede encargarse hoy, como casi siempre, de la cena….

Calientan unas pizzas. Los ingredientes de la crema de verduras se quedan esperando en la nevera su debut. Será otro día. Y antes de dormir, repasan esos ejercicios de mate. Sonia es de letras, pero le cuesta encontrar las palabras para explicarle la solución. Se los explica varias veces, pero Blanca no entiende. Sonia alza la voz. Las dos están muy cansadas... Se enfadan. Blanca llora. Su madre también. Se abrazan. Tiran el libro de mate y cogen el de Frozen. Y con las aventuras de la princesa del hielo, se quedan las dos fritas. Un grito que llega desde el comedor, despierta a Sonia con un sobresalto:  Goooooool!

Carmen Domingo. Directora de Comunicación

 Domingo Monforte Abogados Asociados.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad