Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends


  • El Departament de Justícia ha firmado con el Ministerio un convenio que permitirá que el examen pueda hacerse en lengua catalana
  • La próxima prueba del 29 de octubre será la primera que se podrá hacer en catalán

El Consell de l’Advocacia Catalana, que representa a los 14 Colegios de Abogados de Catalunya, celebra que, por fin los graduados en Derecho que se presenten a la prueba de acceso a la abogacía puedan examinarse en catalán. El conseller de Justícia, Carles Mundó, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, han firmado en Madrid un convenio de colaboración que permitirá que la próxima prueba de acceso a la profesión de abogado, que se celebrará el 29 de octubre, ya pueda realizarse en lengua catalana. El president del Consell de l’Advocacia Catalana, Oriol Rusca, ha asistido al acto.

La Abogacía Catalana ya pidió en el 2014 -el año en que se instauró por primera vez la prueba- su descentralización, ya que los graduados de todo el Estado tuvieron que desplazarse a Madrid para hacer el examen, obligatorio para ejercer la profesión. En diciembre de 2014, durante una visita institucional del ministro de Justicia, Rafael Catalá, a Barcelona, los 14 decanos de los Colegios de Abogados catalanes le pidieron la descentralización de la prueba y que se pudiera hacer en catalán. En 2015 ya se pudo hacer en Barcelona, entre otras capitales de comunidades autónomas, pero en una única lengua: en castellano. Ante este hecho, el representante de la Abogacía Catalana en la Comisión Evaluadora de Cataluña presentó por escrito una queja dirigida al Ministerio de Justicia, de quien depende la prueba. En febrero de 2016 se celebró una primera convocatoria del examen, nuevamente sólo en castellano, lo que motivó una segunda queja por parte de la Abogacía Catalana. Entonces el Ministerio se comprometió a que la próxima prueba ya se podría hacer en las lenguas cooficiales de cada comunidad autónoma, un compromiso que queda reflejado en convenio firmado y que permitirá que la segunda convocatoria de la prueba de este año, prevista para el 29 de octubre, se pueda hacer en catalán.

El presidente del Consell, Oriol Rusca, que ha asistido al acto de firma del convenio celebrado en Madrid, ha manifestado su satisfacción por el hecho de que “finalmente el Ministerio ha escuchado la petición de la Abogacía Catalana y la prueba se podrá hacer en catalán” y ha anunciado que, a partir de ahora, el próximo reto será “que el examen incluya más temas del Derecho propio de Cataluña, especialmente  en  los  ámbitos  civil  y  administrativo”,  así  como  “que  el  examen cumpla  con  los  requisitos  prácticos  necesarios  para  garantizar  la  adecuada formación de los nuevos abogados, tal y como prevé el real decreto que lo establece y que no se está cumpliendo”.

El Colegio de la Abogacía de Barcelona reclama que se examine en la prueba de acceso a la Abogacía sobre las competencias para ejercer la profesión

Por su parte, el Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) mantiene su reivindicación para que se evalúe en este examen a los alumnos en relación a las competencias para ejercer la profesión. Por este motivo desde esta Corporación se continuará trabajando en esta dirección hasta conseguirlo.

En cuanto a la posibilidad de realizar la prueba de acceso en catalán, el ICAB recuerda el trabajo y las reclamaciones que esta Corporación ha hecho para conseguir este objetivo; tareas que se iniciaron antes de la realización de la primera prueba de acceso. El ICAB celebra que las reuniones mantenidas con el ministro de Justicia y otros operadores jurídicos hayan permitido solucionar dos de las exigencias de la abogacía: por un lado, descentralizar la prueba, ya que el primer examen lo tuvieron que hacer todos los aspirantes en Madrid, y por otro, el hecho de poder disponer de las preguntas de la prueba en catalán.


Leer noticia completa.



No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad